Primer mitin de Pablo Iglesias en la campaña andaluza, a quien acompañaron la candidata Teresa Rodríguez y el exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, que llenaron la malagueña Plaza de la Merced, donde se congregaron varios millares de personas, hasta 5.000 según los organizadores. Pablo Iglesias empezó nombrando a Mariano Rajoy, aludiendo al que sería uno de los ejes de su discurso: “¿Ha planteado Rajoy una campaña para ganar? No, quiere que ganen los de siempre. Yo en Madrid y vosotros aquí. Eso quieren”. El líder de Podemos pronosticó que “Teresa va a ser presidenta. Por fin una persona decente puede ser presidenta, una persona normal, que se vaya a quedar aquí, que puede mirar a la gente a los ojos”. ABUELOS Y MILITARES En un giro discursivo bastante inesperado viniendo de Podemos y que apenas se ha oído en la campaña andaluza, Iglesias apeló explícitamente al voto de la tercera edad: “Nos os partisteis la espalda para que os quiten los derechos. Los abuelos y abuelas son decisivos, votando con sus nietos y sus hijos a Podemos, queremos el voto de los abuelos y abuelas”. Los estrategas de Podemos son conscientes de que una importante franja de personas mayores votan socialista. También tuvo palabras para la comandante Zaida, que sufrió acoso sexual de uno de sus superiores: “Ella y su marido me dijeron, Pablo, no habéis defendido a los profesionales de la fuerzas de seguridad. Pues bien, yo os digo: vivan esos guardias civiles, esos militares, defensores de la democracia, contamos con ellos, estamos orgullosos de su trabajo. El líder también reiteró uno de los conceptos nucleares del discurso de Podemos: “Hay dos maneras de gobernar: para los privilegiados o para la gente. Nosotros decimos primero… Y los asistentes ¡coreaban el final de la frase: “La gente”. Entre sus críticas a los socialistas les echó en cara la pobreza: “Qué vergüenza que haya niños en Andalucía que pasen hambre, con una presión fiscal siete puntos por debajo de la media europea”. Una situación que no preocupa a los de siempre, “ni al partido de la flor en la mano ni la partido de la pulserita”. NO SON LOS DUEÑOS DEL CORTIJO La candidata empezó recordando a Blas Infante y a García Caparrós y aludiendo a quienes se han tenido que marchar “haciendo el mismo recorrido que nuestros abuelos”. Hay dos votos, dijo, “el del miedo y el de la valentía”, para a continuación hablar de los militantes socialistas que les han dado un apoyo publico. “Y qué han hecho? Llamarles desecho. ¿Qué se han creído, que son los dueños del cortijo, que alguien no puede cambiar de voto”. Rodríguez apostó por ser el partido “de la mano tendida”, el partido que quiere seguir regando los “brotes que hace mucho tiempo que no se riegan, los brotes que plantaron los andaluces” varias décadas atrás. UNA CASTA DE DELINCUENTES En su intervención previa a la de Iglesias, el antiguo titular de la Fiscalía Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo ha sido muy duro con el Partido Socialista: “Aquí ha habido monopartidismo, y eso es nefasto como se ha visto con CiU en Cataluña, han estado solos, sin control”. También se ha referido al auto del Tribunal Supremo citando a declarar a los expresidentes Chaves y Griñán. “Leo cuatro líneas del auto: ‘Se acuerda asumir la competencia para investigarlos ante los indicios de ilegal aplicación de fondos públicos por 855 millones de euros’. Tenían que haber dimitido, toda la Junta, desde hace mucho. Estáis gobernados por una casta que ha hecho del delito su instrumento para gobernar”. LIBROS CON SIETE AÑOS Había abierto el turno de palabra el candidato por Málaga y periodista Félix Gil, quien arremetió contra el cabeza de lista del PSOE por Málaga: “¿Libros gratuitos? Hace siete años que no se renuevan, me dice la asociación de editores. Les deben facturas de 2012, y el responsable es Luciano Alonso, el número uno de Málaga. Y es responsable de que las grandes escuelas de turismo no hayan empezado el curso y eso es responsabilidad de Luciano Alonso”.