Aunque sea uno de los ejes de la campaña del PP, Pablo Casado no deja de sobrecoger a los más templados cuando alerta a los suyos de la urgencia de "evitar que en España manden los terroristas, los independentistas y los comunistas”.

Este ha sido uno de los mensajes lanzados este domingo por el presidente del PP ante más de un millar de seguidores en Córdoba, donde ha estado acompañado del presidente de la Junta, Juanma Moreno.

Un Pablo Casado literalmente desatado trasladaba a sus seguidores que si Pedro Sánchez llega de nuevo a la Moncloa, ocurrirá esto: no solo que el próximo ministro del Interior será Pablo Iglesias, sino el próximo "ministro del exterior" será nada menos que Carles Puigdemont, y además lo serán en un Gabinete donde también estarán Quim Torra y Arnaldo Otegi.

“Es patético tener que ver a un terrorista que ha cumplido prisión por terrorismo echarle los trapos sucios al Gobierno de España y ver al Gobierno de España callado”, ha dicho también Casado, quien "nunca había visto tal indignidad democrática, que un Gobierno del PSOE, que también ha sufrido víctimas del terrorismo de ETA, ruegue los votos de Bildu y acepta que luego Bildu se regodee en la cara diciendo que son decisivos y que los terroristas son ellos por los GAL".

El presidente del PP parece decidido a no permitir que Vox le adeltante por la derecha, por eso tiene muy claro qué se vota realmente el próximo 28 de abril: "La disolución de España o el mantenimiento del sistema democrático constitucional".