El Partido Andalucista ha manifestado este domingo su "escepticismo" sobre el compromiso del alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), de reunirse con el resto de las administraciones y promotores para abordar la cuestión de la Torre Pelli, por lo que han instado al primer edil a que aclare la posición del gobierno municipal con respecto a su paralización.

Encontrar una solución al problema
En una nota, el PA ha calificado como "positivo" que la Junta de Andalucía y el Gobierno Central se sienten con los promotores para encontrar una solución al problema. No obstante, los andalucistas "no son optimistas" con que ello pueda deparar una solución para impedir que la Unesco retire la declaración de Patrimonio Mundial al entorno de la Catedral. En ese sentido, desde el PA han insistido en la "falsedad" de las cifras que, según manifiestan, "tanto Ayuntamiento como promotores manejan para afrontar una posible indemnización, que además, cada día que pasa se incrementa".

"Falsedad en las cifras"
Los andalucistas entienden que la reducción de altura del rascacielos de Cajasol "no generaba una obligación de indemnizar por parte del Ayuntamiento, salvo que se demostrara la existencia de un lucro cesante y que éste fuera reconocido y valorado por los tribunales". Así, consideran que este extremo no podía argumentarse en este caso, dado que "la amplia dimensión de la parcela permite sobradamente la materialización de esa edificabilidad perdida en otro emplazamiento".

"El actual gobierno del PP lleva ya más de nueve meses al mando del Consistorio y ha tenido que esperar la visita de Icomos para decir que va a intentar organizar una reunión con el resto de las administraciones implicadas", ha criticado el PA.

Explicaciones sobre el procedimiento
Asimismo, el PA ha pedido al alcalde que explique "cómo se concedieron las licencias en julio de 2007 y septiembre de 2008 si la aprobación del Proyecto de Urbanización no se publicó hasta mayo de 2010, así como la licencia de obras del aparcamiento de la Torre, que se otorgó sin solicitar siquiera la Autorización Ambiental Unificada obligatoria de la Consejería de Medio Ambiente".

El Gobierno municipal no explica la concesión de la segunda licencia
Los andalucistas también critican que el gobierno municipal no explique la concesión de una segunda licencia para la construcción de comercios y oficinas en el primer sótano y un Centro de Congresos de 3.842 metros cuadrados en el segundo, "contraviniendo el artículo 6.2.3, y la propia ficha urbanística del Plan General al aumentar ilegalmente los usos lucrativos bajo rasante que plantea el plan".

"Un atentado ecológico"
Por último, el PA ha lamentado que el rascacielos "multiplicará, al menos, por tres la densidad del tráfico del entorno (van 2.700 aparcamientos subterráneos) en una zona ya de por sí muy congestionada (entrada y salida hacia el Aljarafe y Huelva)"; mientras que el consumo de electricidad de la Torre será "el equivalente al de una ciudad  de 15.00 personas", por lo que no han dudado en calificarlo como "un atentado ecológico, que intentan disfrazar desde Cajasol como sostenible