Otras políticas y otra acción de gobierno es posible. Andalucía así lo indica en numerosas medidas y una de ellas está nitimidamente expuesta en la atención médica y farmaceútica desde la sanidad pública.

Anuncio de la presidenta de la Junta
Mientras que el gobierno de Mariano Rajoy continua negando el tratamiento a los enfermos de hepatitis C por razones económicas, en cambio en la comunidad autónoma de Andalucía ningún paciente se quedará sin la medicación que necesite. Así lo ha anunciado de nuevo la presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, en esta ocasión desde las redes sociales.

Prescripción electrónica para agilizar el tratamiento
En concreto Díaz ha asegurado este domingo que en la comunidad que preside ningún enfermo de hepatitis C se va a quedar sin la medicación que necesita “por causas económicas”. Mediante dos inserciones en su cuenta personal de la Twitter la presidenta de la Junta ha anunciado que Andalucía prescribirá electrónicamente en los hospitales los medicamentos contra la hepatitis C "para agilizar los tratamientos". "En Andalucía ningún enfermo de hepatitis C se quedará sin la medicación que necesite por causa económica", ha asegurado la presidenta andaluza.



Protestas en toda España
Esta afirmaciones coinciden con las protestas de afectados por hepatitis C en distintos lugares de España con el objetivo conseguir un acceso universal a los nuevos fármacos para el tratamiento de esta enfermedad. Unos fármacos que aunque muy costosos están logrando la curación o mejoría de gran número de afectados por este tipo de hepatitis.

Compromiso con lo público y con la sanidad universal y gratuita
Anteriormente y en plena polémica y protesta de los enfermos, la Junta de Andalucía reiteró a través de la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, su compromiso con lo público y con la sanidad universal y gratuita,  recordando que el sistema sanitario público de Andalucía no privaría a las personas enfermas de hepatitis C de ningún tratamiento que le sea necesario para su enfermedad. Sánchez Rubio ha afirmó que estos pacientes “pueden tener la total confianza y seguridad de que en Andalucía no se les va a privar, por razones económicas, del medicamento que requieran para el mantenimiento de sus vidas”.

Compromiso con las asociaciones de Enfermos de hepatitis C
Además la consejera se comprometió con las asociaciones de enfermos de hepatitis C a que, con independencia de que finalicen los acuerdos entre la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y el laboratorio que comercializa uno de los medicamentos y que finaliza el 31 de agosto, y de las condiciones económicas que rijan a partir de entonces, se seguirá solicitando la autorización de importación de la AEMPS para cuantos tratamientos sean necesarios siempre que cumplan los criterios de uso. “Tiene que quedar claro por parte del Ministerio que la vida de ninguna persona afectada por hepatitis C va a verse comprometida por motivos económicos”, afirmó recientemente la titular de la sanidad andaluza.