Nuevo jarro de agua fría para Juana Rivas: debe entregar a sus dos hijos a su expareja y padre de los niños, condenado en su día por maltrato. La Audiencia Provincial de Granada ha resuelto en contra de Juana, que permanece en paradero desconocido desde que incumpliera la orden judicial de entregar a sus hijos al padre, residente en Italia.

Mientras tanto, sobre Rivaspesa una orden de búsqueda y captura, dictada por el juzgado de Instrucción número 2 de Granada el pasado martes.

Según informa en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, los magistrados de la Audiencia de Granada, habilitada expecíficamente para este caso en agosto, han desestimado el recurso presentado por la defensa de la madre de Maracena porque "no se han vulnerado derechos fundamentales ni garantías procesales, como apreciaba la recurrente".

Los magistrados de la Audiencia censuran que, "por distintas maniobras procesales, no se haya ejecutado todavía la sentencia firme del juzgado de Primera Instancia número 3" para la "restitución inmediata de los menores", dado que la ley --que recoge el Convenio de la Haya-- contempla que un procedimiento similar no conlleve más de seis semanas en toda su instancia.

En el auto de la Audiencia, se aconseja que, como marca la ley, se acuda al auxilio de las Fuerzas Públicas para llevar a cabo la orden de detención y presentación de Rivas ante el juez, para declarar con todas las garantías procesales.

El recurso ahora desestimado fue presentado el mismo día en que el Tribunal Constitucional no admitió a trámite la demanda de amparo que presentó para solicitar que se preserve su derecho a retener a sus hijos menores de edad.