La cita es el próximo día 26 en el Juzgado 6 de lo Penal de Granada, los presuntos delitos que se juzgan son los de injurias con publicidad y calumnias, la víctima es el fiscal jefe de Granada y el procesado, bien conocido de la justicia, el médico y activista Jesús Candel, alias ‘Spiriman’.

Se sienta de nuevo en el banquillo por haber publicado en agosto de 2018 en las redes sociales un vídeo que logró 99.000 reproducciones en el que le decía al fiscal Pedro Jiménez Lafuente cosas como esta:

"Voy a ser muy duro contigo porque ya que (...) tú has propuesto que se investiguen mis insultos y me hagan una investigación judicial para condenarme por vuestras mierdas, te quiero llamar hoy delante de miles de personas, hijo de puta".

La razón de sus insultos la resumía así Candel: "Este hombre a última hora, presionado seguramente por Susana Díaz y habiéndole prometido cualquier cosilla, porque no olvidéis que los jefes de fiscal están puestos a dedo, cambió en el último momento y decidió que se me investigara por mis insultos".

La denuncia interpuesta por la Fiscalía sostiene que la conducta de Candel puede ser constitutiva de un delito de injurias con publicidad y de otro de calumnias. El artículo 206 del Código Penal establece que las calumnias serán castigadas con pena de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 12 a 24 meses, en el supuesto de que fueran propagadas por medio de publicidad y, con multa de 6 a 12 meses en otro caso. 

Otras condenas

Quien, en el otoño de 2017, abanderara con éxito unas protestas masivas de los granadinos contra la reestructuración hospitalaria en la ciudad que acabarían doblándole el pulso al Gobierno andaluz, dilapidaría en apenas unos meses el crédito social merecidamente conquistado.

Políticos, médicos, jueces, fiscales, periodistas... estos y otros colectivos fueron objeto de insultos y acusaciones de trazo grueso que le han costado a Candel miles de euros en multas e indemnizaciones impuestas por la justicia.  

En julio pasado este mismo Juzgado 6 de lo Penal ya condenó a ‘Spiriman’ a una multa de 6.480 euros como autor de dos delitos continuados de injurias con publicidad, así como a indemnizar a la expresidenta de la Junta, Susana Díaz, y al exviceconsejero de Salud, Martín Blanco, en 2.500 euros, por las expresiones proferidas contra ellos a través de las redes sociales.

Unos meses antes, en enero de 2019, el Juzgado de Primera Instancia 13 de Granada condenó a Candel a pagar una indemnización de 5.000 euros por injuriar a una trabajadora del Servicio Andaluz de Salud que ejerció como jefa del servicio de hostelería del Hospital Virgen de las Nieves.

Candel llamó a la demandante “tonta del culo” y la acusó de haber sido colocada “a dedo” por ser “amiguita” del entonces director económico del Hospital Virgen de las Nieves.

Un mes después, en febrero de este mismo año, el Juzgado de Primera Instancia número 15 de Granada condenaba a Candel por intromisión en el derecho al honor de una doctora a la que insultó en varios de sus vídeos, fijando una indemnización de 30.000 euros. 

La denunciante relató ante la jueza que su hija de 17 años regresó un día a casa llorando tras haberle mostrado los vídeos sus compañeros; y su marido declaró que los recibió vía whatsapp hasta en 60 mensajes.