La instrucción del caso ERE amenaza con ser el cuento de nunca acabar. De nada sirve la advertencia de abogados de que la causa va tan lenta que crea indefensión en sus clientes; tampoco que órganos judiciales de alto rango no cejen de reclamar más celeridad o que la Junta de Andalucía muestre su preocupación porque haya delitos que puedan prescribir o "botín" que no pueda ser devuelto. La juez Alaya a su ritmo como lo ha demostrado hoy al abrir una nueva línea de investigación.

Auto del 12 de septiembre
Alaya ha decidido incoar nuevas diligencias previas. En un auto dictado el pasado 12 de septiembre, la magistrada Mercedes Alaya hace referencia a un oficio presentado por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en el que "se pone de manifiesto" que dicha unidad "ha continuado profundizando en las investigaciones que se derivaron" de un atestado policial entregado en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla el pasado 12 de marzo de 2013.

Nuevas diligencias previas
Como consecuencia la instructora decide asimismo incoar nuevas diligencias previas, distintas de las del caso de los ERE fraudulentos, en las que "se practicarán cuantas gestiones se consideren oportunas para la averiguación de los hechos y la identidad, en su caso, de los presuntos responsables".

Fiscalía de Sevilla advierte de "ralentización"
Curiosamente esto se conoce el mismo día en que la Fiscalía Provincial de Sevilla advierte de una "cierta ralentización" en la instrucción del caso de los ERE, a cargo de la juez Mercedes Alaya, y ha manifestado su "preocupación" por la "agilización" de la misma, según recoge la Memoria Anual de la Fiscalía Superior de Andalucía, correspondiente a 2012.

Secreto del sumario
La memoria se señala que la fiscal jefe provincial, María José Segarra, hace mención a esa "ralentización" que se debe a "causas muy diversas" y, concretamente, apunta que sigue vigente el secreto al haberse prorrogado, mediante un auto el pasado mes de diciembre, pero ya solo de forma parcial a instancias de la Fiscalía.