Montero ha señalado así desconocer si Sanidad ha elevado finalmente el asunto a la Fiscalía General de Estado, al tiempo que ha confirmado que este mismo jueves 7 de junio concluye el plazo de alegaciones que la Junta de Andalucía puede elevar contra la decisión del Tribunal Constitucional de suspender de forma cautelar la subasta de medicamentos, tras aceptar el conflicto positivo de competencia presentado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Luz verde
En concreto, el conflicto del Gobierno del Estado se dirigió contra la resolución por la que la Consejería de Salud daba luz verde a la convocatoria pública para la adjudicación de algunos principios activos.

Acuerdo con CACOF
Montero anunció recientemente en Sevilla que su departamento y el Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos (CACOF) habían alcanzado un acuerdo por el que nueve de las trece presentaciones farmacéuticas de varios laboratorios que optaron y se alzaron con ese primer concurso público de licitación de fármacos podían pueden dispensarse a partir del pasado 1 de junio en las farmacias de la comunidad, siempre que sean recetas del SAS prescritas por principio activo.

Más bajo del mercado
Montero sustentaba ese acuerdo en que esas nueve presentaciones tienen ya el precio más bajo del mercado, ajustándose así a la modificación que contempla el Real Decreto Ley RDL 16/2012.

Una "apuesta fuerte"
Montero, que insistía en que estas nueves moléculas "se ajustan perfectamente a la legislación estatal vigente" al ser los medicamentos del precio más bajo, sustentaba esta medida en el compromiso de "reforzar" a aquellos laboratorios que hicieron una "apuesta fuerte" por la eficiencia en la comunidad andaluza y se ajustaron a la subasta.

Ni pacto, ni acuerdo
Sobre el presunto acuerdo con las farmacias andaluzas, el presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos, Antonio Mingorance, ya negó pacto o acuerdo alguno en este sentido y aclaró que lo "único" que habían hecho desde la cúpula del CACOF había sido "poner en conocimiento de las farmacias la comunicación que nos envió la Dirección Gerencia del SAS".

Imponer medicamentos
De hecho, Mingorance dijo que el CACOF "no tiene capacidad legal para imponer ninguna lista de medicamentos seleccionados a ningún farmacéutico", toda vez que insistía en su declaraciones en que la institución colegial "no puede decirle a la farmacia lo que tiene que dispensar, ya que quién tiene ese poder legal son las administraciones".