Inusual propuesta de un grupo político en una coloración municipal. El grupo de Vamos Granada en el Ayuntamiento de la capital ha solicitado este miércoles un dispositivo municipal para las personas sin hogar que cuentan con un perro como animal de compañía, de forma que puedan ser atendidas junto a sus mascotas. La formación ha hecho esta petición en la Comisión de Familia y Bienestar Social celebrada este miércoles, donde la edil Pilar Rivas ha justificado la medida en que supondría un "apoyo institucional" a la estabilidad emocional de este sector de la población que se siente muy unido a sus animales y, de paso, "se podría de este modo controlar la salud e higiene de estos perros con el uso del chip y las vacunas". Actualmente, en Granada se hace a estas personas firmar una declaración jurada en la que se comprometen a no acudir con su perro a ningún dispositivo de atención, sin que ni siquiera lo puedan dejar en la puerta. UN DEBATE EN LAS REDES Sobre los mendigos que van acompañados por sus mascotas viene existiendo un encendido debate en las redes sociales, donde los internautas no se ponen de acuerdo sobre la idoneidad de tal conducta. En lo que, en todo caso, expertos y no expertos están de acuerdo es en el bienestar y la compañía que ofrecen las mascotas a personas con una vida tan dura y solitaria como la de los mendigos. Según recogieron en su día distintas páginas web, un estudio llevado a cabo en 2014 por los psicólogos franceses especializados en mascotas Serge Ciccotti y Nicolar Guéguen habría demostrado que "los mendigos con perros obtienen más dinero que los que no tienen mascota". Ahora bien, según dichas informaciones, para llegar a esa conclusión los estudiosos analizaron únicamente un mendigo que pedía dinero a los turistas en el centro de París. El individuo abordó un día en solitario a cerca de 160 persona, en su mayoría turistas extranjeros. Otro día, los investigadores repitieron el experimento con un cambio significativo: el mendigo pediría dinero a la misma cantidad de personas pero acompañado de un perro. Los resultados habrían sido que, cuando estaba solo, el 11% de las personas le entregó dinero y cuando estaba en compañía del animal, la tasa de viandantes caritativos aumentó al 35%. Además, las personas dieron un 20% más de dinero cuando el hombre estaba con el perro.