La decisión aún no es oficial, pero está tomada. Ninguno de los cuatro exconsejeros del Gobierno andaluz ‘preimputados’ por la juez Mercedes Alaya en el caso de los ERE será incluido en las listas electorales del PSOE para las autonómicas del 22 de marzo. En las últimas semanas la dirección socialista había estado sopesando cuál era la decisión “menos mala” en relación a Francisco Vallejo, Antonio Ávila, Carmen Martínez Aguayo y Manuel Recio. Los tres primeros fueron incluidos –Recio ya lo estaba– a uña de caballo en la Diputación Permanente del Parlamento andaluz, durante el último pleno celebrado por la Cámara. Mantendrán, pues, su aforamiento ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía hasta la constitución del nuevo Parlamento salido de las elecciones. A partir de ese momento estarán a tiro procesal de la instructora Mercedes Alaya, que recuperaría su jurisdicción sobre ellos. LA SOMBRA DE ALAYA En el PSOE temen que la juez reactive el caso de los ERE en plena campaña electoral llamando a declarar e imponiendo medidas cautelares, como embargos millonarios, a los exconsejeros. Uno de ellos, que esperaba ser votado por sus compañeros de partido para estar en la candidatura de su provincia, argumentaba a andalucesdiario.es que “si pretenden [el PSOE] librarse de la juez en esta campaña autonómica, viene después la campaña de las municipales y al final pueden ser nuestros candidatos a alcalde los que paguen los excesos de esta señora”, en alusión a la juez y a la posibilidad de que los cite durante la campaña local. Los casos de los cuatro exconsejeros afectaban a las listas de Almería, Sevilla y Jaén. En Almería la candidatura la encabezará el secretario general, José Luis Sánchez Teruel, pero no irá en ella el exconsejero Manuel Recio. Ni tampoco la expresidenta del Parlamento Fuensanta Coves. También se queda fuera, en Sevilla, la exconsejera de Hacienda Carmen Martínez Aguayo. La presidenta Susana Díaz encabezará el cartel de la provincia hispalense, donde por primera vez no irá el histórico dirigente José Caballos, seguramente el portavoz más brillante que ha tenido el Partido Socialista en la Cámara andaluza. En la lista de Sevilla irán en puestos de elección segura el consejero de Justicia, Emilio de Llera, la secretaria general del partido, Verónica Pérez, o la consejera de Hacienda, María Jesús Montero. UN PACTO DISCRETO Las mayores dudas estaban en Jaén. Algunas agrupaciones, como la de Alcaudete, propusieron el nombre de Francisco Vallejo, que no fue en cambio propuesto en la de Jaén capital. Todo hace pensar en un pacto discreto entre las direcciones andaluza y jiennense para posibilitar que los dos exconsejeros ‘preimputados’ no llegaran hasta los órganos provinciales del partido que tienen que darle el visto bueno a las listas cuya aprobación definitiva se decide en los órganos regionales. Micaela Navarro será la cabeza de lista por Jaén. En Málaga encabezará la candidatura el consejero de Educación Luciano Alonso, al que durante esta legislatura le ha tocado gestionar políticamente el caso del fraude de la formación. Pese a los reproches de la oposición, Alonso ha ‘abierto en canal’ los armarios donde se guardan los miles de expedientes de concesión de ayudas públicas. También irá en la lista el consejero de Economía, José Sánchez Maldonado. En Córdoba, donde se queda fuera el presidente del Parlamento, Manuel Gracia, encabezará la relación de futuros parlamentarios socialistas el secretario general Juan Pablo Durán, y lo mismo ocurrirá en Granada con Teresa Jiménez y en Huelva con Mario Jiménez, mientras que en Cádiz el cabeza será el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, al que acompañará el histórico Luis Pizarro.