El sindicato UGT en Granada estudia tomar acciones legales después de que miembros de la Policía Local "hayan requisado 1.400 octavillas" sobre la manifestación del 28 de febrero que varios delegados sindicales estaban repartiendo en la mañana de este miércoles entre los viandantes y colocando en el parabrisas de algunos coches. La secretaria general del UGT en Granada, Manuela Martínez, quien ha calificado este hecho como "un atentado contra la libertad sindical" y ha advertido de que el sindicato llegará "hasta las últimas consecuencias" contra los responsables.


Policía local de Medio Ambiente
Los hechos han ocurrido sobre las 10,00 horas en los alrededores del edificio sindical, donde unos agentes de paisano de la Policía Local pertenecientes a la brigada de Medio Ambiente han instado a los delegados sindicales a dejar de repartir y colocar las octavillas y han levantado "un acta de denuncia" por infringir dos ordenanzas municipales.

Lamentable
"Nosotros no estamos vendiendo nada, ni hacemos publicidad ni tenemos un fin lucrativo, como en los supuestos que recogen estas normativas, sólo estábamos difundiendo una información a la ciudadanía para que se sumen a la movilización del 28 de febrero", ha clamado la dirigente provincial de UGT, que ve "lamentable" este hecho.

Lectura torticera la ley
el portavoz de la Policía Local de Granada, Mariano Valbuena, ha explicado que el reparto de este material infringe un artículo de las ordenanzas municipales de la convivencia y de la limpieza, las cuales prohíben de manera expresa "repartir octavillas de carácter privado con objeto comercial o lucrativo", así como "depositar toda clase de octavillas o materiales similares y colocarlas en los vehículos". Valbuena ha confirmado que inicialmente no se devolverá el material al sindicato porque debe adjuntarse al expediente iniciado por estos hechos, que inicialmente seguirá su curso.

Reclamación del sindicato
UGT ha anunciado reclamará por escrito y de manera "inmediata" a los responsables de la Policía Local que expliquen estos hechos, por los que a su entender "deben al menos disculparse", y ha lamentado que se les quitara el material, que "cuesta un dinero y no ha podido ser repartido". Al conocer la noticia, el sindicato CCOO ha remitido un comunicado en el que muestra su apoyo a sus compañeros de UGT por lo que considera "un hecho inaudito en la historia democrática de la ciudad".