Un total de tres personas, en concreto una mujer joven y sus dos hijos menores de edad, han fallecido en la tarde de este jueves tras un incendio ocurrido en su vivienda de la localidad sevillana de Lora del Río, según han informado a Europa Press fuentes municipales y del servicio de Emergencias 112. Los dos hermanos fallecidos son gemelos de unos dos años de edad, mientras que el padre no se encontraba en la vivienda en el momento de los hechos. Las mismas fuentes consultadas han precisado que fue a las 14,45 horas de este jueves cuando varios particulares llamaron alertando de que se estaba produciendo un incendio en un piso ubicado en la tercera planta de un bloque de viviendas de la calle Matallana del municipio. Tras ello, se dio aviso a Bomberos, Guardia Civil, servicios sanitarios del 061, Policía Local y Protección Civil, que únicamente han podido certificar el fallecimiento de una mujer joven y de sus dos hijos menores de edad. MALA SUERTE Algunos vecinos de la localidad sevillana han asegurado que ha sido "un golpe muy duro" para el municipio. En declaraciones a los periodistas, uno de estos vecinos ha lamentado "la mala suerte" que ha tenido esta madre y sus dos hijos, "que empezaban a vivir", debido a su juventud, ya que la joven contaba con 25 años de edad y sus mellizos apenas llegaban a los dos. "No puedo hablar, duele mucho", ha asegurado visiblemente consternado. Del mismo modo se ha pronunciado otra vecina que ha dicho escuetamente que "no hay palabras" para explicar lo ocurrido. "Da mucha pena", ha zanjado. Por su parte, otra residente en el municipio ha tachado el suceso de "terrible" y ha compartido la opinión de sus vecinos afirmando que ha sido "un golpe muy duro" porque la familia son "del pueblo de toda la vida". De hecho, ha recordado que los menores eran "guapísimos" y tanto el padre de familia como su mujer son "muy buenas personas". "Ella era muy noble y muy buena", ha reiterado, añadiendo que "el dolor es muy grande". No obstante, ha podido comentar que al originarse el incendio las fuerzas de seguridad desplazadas en la zona pensaron que la vivienda se encontraba vacía y solo estaban en su interior los perros que tenía la familia. Así pues, ha admitido desconocer las causas del mismo, si bien ha asegurado que "ha sido todo muy rápido". "Al oler a quemado todo el mundo ha salido corriendo", ha manifestado.