Un niño de cuatro años ha fallecido este miércoles en el hospital Virgen Macarena de Sevilla capital, donde permanecía ingresado desde el pasado viernes, después de que sufriese una parada respiratoria y después cardiaca al caer sobre él otro niño mientras ambos jugaban en un castillo hinchable instalado en la localidad próxima a Sevilla de La Rinconada, en el marco del carnaval de San José. En concreto, y según las fuentes consultadas por Europa Press, el accidente habría ocurrido en torno a las 19,20 horas del pasado viernes en un castillo hinchable instalado por un particular en La Rinconada, con motivo de las actividades del carnaval de San José. El castillo hinchable, según tales fuentes, contaba con su preceptiva autorización municipal, certificado técnico y seguro de responsabilidad civil. La tragedia, en ese sentido, habría acontecido cuando un niño que se deslizaba por un tobogán del castillo hinchable habría caído accidentalmente sobre otro, sufriendo este último un desvanecimiento. El propio dueño de la atracción fue quien se percató, a los pocos instantes, de que el niño yacía aparentemente inconsciente, por lo que lo sacó del castillo hinchable y un miembro de la agrupación local de Protección Civil practicó al menor una primera reanimación, trasladándole después al centro de salud más cercano, que distaba apenas 500 metros del lugar del accidente. Allí, el menor fue sometido a nuevas maniobras de reanimación, dado que sufría una parada respiratoria y después también cardiaca, siendo finalmente evacuado al hospital Virgen Maracena por facultativos de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061. En el centro hospitalario, el menor habría entrado "en coma", hasta su muerte este miércoles como consecuencia de "daños cerebrales". LUTO MUNICIPAL El Ayuntamiento de La Rinconada, gobernado por Javier Fernández de los Ríos, ha mostrado su "consternación" por el "fatal accidente" ocurrido el pasado viernes en la atracción. "Todo nuestro pueblo comparte el sobrecogimiento, la consternación y el dolor por la pérdida del menor, vecino de nuestra localidad, que sufrió un fatal accidente el pasado 12 de febrero. Siempre un fallecimiento es trágico, pero cuando se trata de un niño, la inmensidad del dolor no puede expresarse en palabras", expone el Ayuntamiento, que "en nombre de la sociedad rinconera", traslada su "más sincera condolencia ante este infortunio a sus padres y familiares, con todo el apoyo en estos momentos de tanta tristeza y desesperación". "La Rinconada les expresa todo su cariño y el más profundo sentimiento de solidaridad". "Como manifestación de respeto y máxima sensibilidad, la Junta de portavoces y con ella todos los Grupos de la Corporación municipal han decretado tres días de luto oficial y que las banderas ondeen a media asta".