Su primera valoración sobre la huelga es que “los gobiernos no apoyamos las huelgas, las respetamos” aunque en este caso comprende el malestar profundo instalado en la comunidad educativa. Moreno asegura que la educación no es algo coyuntural que “puede suspenderse un día y volverse a implantar otro”, es algo estructural.

"Preocupante"
La consejera no quiere minimizar la situación económica en la zona euro, que considera “preocupante” y asegura que fue “muy bueno” que todas las CCAA fueran capaces de cumplir con el objetivo de déficit del gobierno y presentar sus planes de ajustes, “cree que es un mensaje de responsabilidad” de toda España frente a Europa. Para Moreno, “el gobierno andaluz ha demostrado su compromiso y responsabilidad” pero una vez aclarado esto, la consejera cree que no se ha discutido sobre temas tan importantes que afectan al conjunto de la ciudadanía. Moreno no entiende por qué se imponen a las CCAA unos objetivos de déficit tres veces superiores los de la Administración central o por qué se ha decidido “que se recorte en educación y sanidad pero no en otros asuntos”.

Sueldos funcionarios
En cuanto a los recortes a los sueldos de los funcionarios adoptados por el gobierno andaluz, la consejera de Educación recuerda que el gobierno de Rajoy ha impuesto una serie de decisiones obligatorias y ha dejado otras a la voluntad de las CCAA y pone dos ejemplos: incrementar la jornada de los funcionarios es obligatorio pero depende de las CCAA ver como se soluciona, puede hacerse con despidos o con recortes de sueldos y la Junta ha optado por esta última opción. Cree que es una opinión “legítima pensar que es mejor despedir a 30.000 empleados públicos” pero el gobierno andaluz ha optado por otra vía

No se sorprende
Sobre el rechazo de los sindicatos a estos recortes, Moreno no se sorprende ya que “los sindicatos están para defender los derechos de los trabajadores” y “hacen muy bien” ya que estas medidas “suponen tocarle el bolsillo a los trabajadores”. La consejera considera que estas medidas son muy “dolorosas” pero cree que están obligados a ello porque “se ha decidido que la factura de la crisis la paguen la educación y la sanidad públicas.

Subida de la jornada laboral
Moreno también ha declarado que no se va a poder contratar tantos interinos como en otros años ya que el Real Decreto obliga a subir la jornada lectiva de los profesores y debido a esto son 4.800 los interinos que no se van a poder contratar en Andalucía- Lo que sí ha podido evitar la Junta, según Moreno, es subir la ratio en las aulas ya que consideran que esa medida afecta a la “calidad de la enseñanza y a la convivencia en los centros”, gracias a esto, “3.500 profesores interinos conservan su empleo”.

"Un gran diálogo"
A día de hoy, asegura Moreno, más allá de la “dolorosa” medida de los recortes de sueldo, el resto de las medidas del decreto no se están aplicando. Pero la consejera recuerda que temas prioritarios como las becas, o la gratuidad de los libros de texto dependen de la Sectorial del próximo jueves convocada por el Ministerio. En esta reunión se va a hablar de otro paquete de trasferencias que el ministerio venía dando para estos temas educativos y la consejera asegura que esta aportación se va a reducir pero “necesitamos saber que alternativas ofrece el gobierno central” para ver en qué medida afectará a Andalucía. . Moreno ha afirmado que “es el momento de abrir un gran dialogo en la comunidad educativa” para “compartir dificultades y objetivos” para analizar en qué se gasta cada euro para destinarlo a lo más esencial.

Prioridad del Ejecutivo
Asegura que lo más importantes es que el presidente Griñán haya marcado la Educación como prioridad de su Ejecutivo, y recuerda que Andalucía es una CCAA con una presión demográfica que implica que no se pueden cerrar aulas como en otros lugares de España.

Plan de equilibrio
Moreno ha afirmado de todas formas que el próximo curso se podrá empezar con normalidad y que se “analizarán los recortes para el año próximo” ya que recuerda que en el plan de equilibrio que ha presentado España a la UE el gasto educativo cae un punto en el PIB, una decisión que le parece un “retroceso” y que ha sido adoptada sin pactarla con el resto de fuerzas políticas.