El presidente del Partido Popular andaluz, Juanma Moreno, ha cifrado este jueves en unos 300 millones el coste que tendrá para Andalucía el "capricho" de adelantar las elecciones regionales al 22 de marzo por parte de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, a la que ha urgido a comparecer voluntariamente en el Parlamento para dar explicaciones sobre los distintos casos de corrupción en la comunidad si es que quiere tener algo de "credibilidad". En rueda de prensa, Moreno ha advertido de que, a los 14 millones de euros que van a costar a las arcas públicas la convocatoria de elecciones, hay que sumar los efectos que tendrá en la economía de la región como consecuencia de la "paralización" de la Administración hasta casi el mes de mayo, ya que la investidura del nuevo Gobierno está prevista para el 16 de abril. Según sus cálculos, que ha apoyado en un estudio realizado por la Universidad Loyola Andalucía, de carácter privado, y que estima un crecimiento del 1,9 por ciento para 2015 en la comunidad (por debajo de la previsión nacional en un 0,1 por ciento), el adelanto "nos va a costar a los andaluces alrededor de 300 millones de euros en recuperación económica". "Será un freno para la economía", ha sentenciado para criticar el "tacticismo electoral de la señora Díaz". Además, el líder de los 'populares' andaluces ha vuelto a urgir a la presidenta de la Junta a comparecer en el Parlamento andaluz para "dar explicaciones" sobre los distintos casos de corrupción, después de que tanto su grupo como el de IULV-CA lo hayan solicitado. Pese a ello, ha mostrado su temor de que los servicios jurídicos de la Cámara "no faciliten" la celebración de la Diputación Permanente para que "no podamos disfrutar de su presencia" en un pleno extraordinario, se ha quejado Moreno, quien alerta de que "este silencio cómplice" de la socialista demuestra que "no quiere despejar las dudas" sobre la gestión del PSOE-A en la Junta de Andalucía.