"El SAT, nuestro SAT, necesita de un fuerte impulso, reafirmar sus principios (...) En los tiempos que corren, sería insolidario e irresponsable relegar el sindicato a un segundo plano o convertirlo en esa organización débil y dócil que agradaría a quienes defienden el actual sistema". Así comienza el manifiesto lanzado ayer por afiliados y amigos del Sindicato Andaluz de Trabajadores, el antiguo SOC fundado por Francisco Casero y Diamantino García en los años 70 y liderado en los últimos años por Juan Manuel Sánchez Gordillo y Diego Cañamero, candidatos ambos de Podemos al Congreso de los Diputados. El texto no nombra explícitamente a Podemos pero, según ha confirmado este periódico, se está refiriendo al partido morado cuando alude a "quienes se empeñan en mezclar a nuestro sindicato con otras dinámicas diferentes a la propia sindical". El líder del SAT es actualmente Diego Cañamero, próximo políticamente a la secretaria general del partido en Andalucía, Teresa Rodríguez, que en su día intentó sin éxito que el líder sindical formara parte de la dirección regional y más tarde que ocupara un escaño por la comunidad autónoma en el Senado en nombre de Podemos. LA DIMISIÓN DE CAÑAMERO El SAT ha estado históricamente vinculado a la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), el partido liderado por Juan Manuel Sánchez Gordillo e integrado en Izquierda Unida hasta fechas recientes. La ruptura de la CUT con IU Andalucía se produjo a raíz de la entrada de la coalición en el Gobierno de la Junta de Andalucía con el Partido Socialista. Aunque el alcalde de Marinaleda, con graves problemas de salud que lo han obligado a reducir su actividad política al mínimo, siempre se ha mostrado más cercano a IULV-CA que a Podemos, lo cierto es que figura junto a Cañamero en la lista nacional de la formación morada para el Congreso. Fuentes de los promotores del manifiesto reconocieron a Andalucesdiario.es que Cañamero debería haber dimitido ya, dado que ser portavoz del SAT "es estatutariamente incompatible" con ostentar un cargo político o ser candidato electoral. En todo caso, Diego Camañero ya ha dicho públicamente que piensa dejar la portavocía del SAT para ser de nuevo jornalero, aunque todavía no lo ha hecho. En principio, su mandato concluiría en octubre, fecha prevista para celebrar el próximo congreso del SAT. DOS NOMBRES DEL SAT EN EL PARLAMENTO De los 15 diputados que Podemos tiene en la Cámara andaluza, pertenecen al SAT Mari Carmen García y Libertad Martínez, que destinan parte de su sueldo como parlamentarias al sostenimiento del sindicato. Las mismas fuentes no ocultaron su temor de que "Podemos pretenda servirse del SAT para sus intereses", al tiempo que se mostraron convencidas de que Gordillo también firmará el manifiesto crítico. El texto, según un comunicado difundido ayer, ya lo "han firmado personas de Marinaleda, Gilena, Pedrera, Sevilla, Málaga, entre otras muchas localidades, ya que la intención es abrir un espacio de debate donde se consolide un sindicato independiente y andaluz". 'NO HACEN LO CORRECTO' Los promotores del manifiesto advierten que "nuestra independencia como organización no solo es un principio irrenunciable sino que es un fin en sí mismo y una seña de identidad", de manera que "quienes se empeñan en mezclar a nuestro sindicato con otras dinámicas diferentes a la propia sindical no hacen lo correcto. Y esa confusión no ha sido ni es positiva para nuestra organización, como demuestra el panorama sindical al que nos enfrentamos. Esa manera de proceder no se corresponde con nuestro proyecto y así lo hemos definido colectivamente en nuestros estatutos, nuestros documentos y nuestro primer congreso". El manifiesto recuerda las prioridades sindicales del SAT: "combatir la reforma laboral, luchar por el cumplimiento de los convenios, reivindicar la tierra para quien la trabaja, defender la renta básica y la protección social de los trabajadores y trabajadoras, pelear contra la ley mordaza, atajar el pensionazo, defender la Seguridad Social pública, solidaria y universal, ser críticos con las prácticas devastadoras del sindicalismo oficial y oponernos a las iniciativas neoliberales de la patronal, los gobiernos y la banca privada". 'HAY FUTURO PARA ANDALUCÍA' Tras desglosar los graves problemas laborales que padece Andalucía –tasa de paro del 33,62%, temporalidad del 34,94%, incumplimiento generalizado de los convenios colectivos o situaciones de explotación como las vividas por los trabajadores de las campañas de la fresa– los firmantes, personas afiliadas y simpatizantes del SAT resumen los objetivos del manifiesto con estas ideas: -Hay futuro para Andalucía si construimos más sindicato en cada pueblo, en cada barrio, en cada empresa. -Hay futuro para Andalucía si creamos cooperativismo que genere empleo de calidad y plantee un horizonte postcapitalista aquí y ahora. -Hay futuro para Andalucía si ayudamos a construir la identidad de nuestro pueblo frente a la globalización económica y al poder financiero. -Hay futuro para Andalucía si hacemos del SAT una herramienta útil, independiente, que solo responda a los intereses de la clase trabajadora andaluza y que esté en el corazón del pueblo. -Hay futuro para Andalucía si ponemos en práctica la unidad sindical con todos aquellos sindicalistas que desde sus proyectos comparten prácticas e ideas con nosotros.