Pedro Romero, alcalde de IU de Espera, localidad vecina a Arcos de la Frontera, además de diputado provincial de la formación y portavoz del SAT en este pueblo, ha explicado a EFE que un centenar de personas participan en esta acción, que piensan mantener hasta aproximadamente la hora de cierre de la sucursal.

"Una protesta contra el sistema"
Todos ellos se han trasladado esta mañana en autobús y varios coches desde Espera hasta Arcos de la Frontera, para ocupar pacíficamente la sucursal de Bankia que tenían más cercana, a dos kilómetros. Así sobre las 10.30 han entrado "con mucho respeto" en la entidad bancaria, ubicada en la avenida Miguel Muñoz, y han explicado al personal del banco y a sus directivos que iban a hacer "una ocupación pacífica", una protesta que "no iba contra las personas que estaban allí, sino contra el sistema", ha señalado Pedro Romero.

Parece que no le importamos a nadie
"Nosotros vivimos en un pueblo de 4.000 habitantes que tiene una tasa de paro del sesenta por ciento. Ya no podíamos soportar más ver tanta injusticia, que se ayude tanto a los bancos, y a nosotros, que llevamos mucho tiempo reclamando planes de empleo, nadie nos haga caso. Parece que no le importamos a nadie", ha apuntado el alcalde de Espera.

"Una medida pacífica"
Esta es una de las localidades que ha visto disparada su tasa de paro con la caída del sector de la construcción, que durante años dio trabajo en distintos puntos de Andalucía a sus vecinos. El alcalde de la localidad ha explicado que esta ocupación es una "medida pacífica" para llamar la atención del Gobierno, que realizan después de otras muchas acciones con las que no lo han conseguido.

Permanecer hasta el cierre
Los ocupantes, a los que según Romero, se están uniendo otras personas que pasan por la zona, tienen previsto permanecer en la sede bancaria y en su puerta hasta su cierre, aunque a última hora de la mañana celebrarán una asamblea para debatir cómo concluir la protesta.