Para Antonio Molina, concejal de IU en el Ayuntamiento de La Zubia, "Miguel Hernández ha vuelto a morir". "Su memoria, su vida dedicada a luchar por la democracia ha sido borrada por decreto de los componentes del equipo de gobierno", continúa el edil.

Coincidencia con Elche
En el caso de Miguel Hernández, según publica Granada Hoy, la decisión de quitarle la calle coincide con la polémica por el desencuentro entre el Ayuntamiento de Elche (PP) y los herederos del poeta, que ha acabado con la retirada del legado del autor de Nanas de la cebolla que ha acabado en la cámara de seguridad de un banco. Se trata de 250 cajas con más de 5.000 documentos entre los que se incluían cartas, manuscritos, libros, poemas inéditos y algunas pinturas del poeta ilicitano... .

Rebatida
En el caso de La Zubia, la decisión del alcalde, Antonio Iglesias, fue rebatida en el pleno por el portavoz adjunto de IU, Antonio Arquelladas, pero ni Hernández, ni el Che ni Durruti salvaron sus calles.

Coste económico inútil
La medida aprobada supone, en opinión de Molina, un coste económico inútil "empezando por los sueldos de las cabezas pensantes que lo han ideado y siguiendo por el coste de mano de obra y de materiales, este ir y venir de placas y nombres no va a tener una plasmación en la mejora de la situación de miles de zubienses en paro".

"Representa un ejemplo"
Antonio Molina destacó el caso de la calle Miguel Hernández, "un hombre que murió en las cárceles franquistas por defender la democracia". "Lo hacen a sabiendas de que su figura representa para la mayoría de las mujeres y hombres de La Zubia un ejemplo y de que su nombre en una de nuestras calles más históricas nos recordaba que la democracia es un fruto muy delicado al que hay que cuidar", prosigue el concejal de IU para oponerse "rotundamente" a esta "decisión unilateral". De momento, los GPS deberán actualizarse desde hoy en La Zubia.