El expresidente andaluz Manuel Chaves, entrevistado anoche por Ángels Barceló en la cadena SER desde Sevilla, no citó a nadie pero todos lo entendieron. Preguntado por los dirigentes y exdirigentes del partido que han lanzado críticas contra el secretario general socialista, envió este mensaje: "Deberían ser un poquito más discretos y afrontarlo en el ámbito interno del partido y menos de cara al exterior". Aunque la secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, ha sido pocas veces  explícita en sus reproches al líder federal Pedro Sánchez, son conocidas sus discrepancias con este. No es arriesgado interpretar que Chaves estaba seguramente pensando en la presidenta andaluza al recomendar discreción. Al expresidente andaluz, imputado en el caso de los ERE, nunca le ha gustado el ruido interno. Es de la opinión, muy de los clásicos del partido, de que las diferencias orgánicas deben solventarse de puertas adentro y nunca en la plaza pública. Pese a haber tenido diferencias importantes con él en el pasado, en sus declaraciones de anoche defendió a Sánchez  y respaldó su "deber" de intentar una investidura y la formación de un gobierno "progresista y reformista" en el caso de que el Rey Felipe VI le haga este encargo durante la reunión que mantendrán el próximo martes. Chaves también se mostró convencido de que en el Comité Federal que tendrá lugar este sábado el líder socialista contará con el apoyo de todo el PSOE para este objetivo de intentar formar un gobierno, aunque a admitido que a día de hoy es algo "muy difícil". El expresidente de la Junta de Andalucía también defendió la posibilidad de que el líder socialista plantee al Rey un margen de tiempo para negociar antes de materializar la votación de investidura, a partir de la cual empezarían a contar los dos meses establecidos en la Constitución. RESPALDO DEL PARTIDO A SÁNCHEZ En cualquier caso, recordó que Pedro Sánchez "fue elegido en primarias" y "tiene el respaldo de todo el partido para afrontar la negociación" si advirtió de que "no se trata solo de conseguir votos para un día, el de la investidura, sino que hay que tener asegurados y garantizados los votos necesarios para gobernar de manera estable y afrontar los problemas de este país". En este sentido, admitió que es "muy difícil y complicado" un gobierno con Podemos e incidió en que el PSOE nunca aceptará negociar sobre el derecho de autodeterminación e ir contra la unidad de España. Hay que negociar, ha concretado, pero no para hablar de sillones --"eso no es política, es politiqueo", dijo-- sino para discutir sobre los "retos y desafíos" de España. "El objetivo de Podemos es puro tacticismo y puro politiqueo, una estrategia liquidacionista en el contexto constitucional del país que pasa también por liquidar al PSOE. Un plan perfectamente estructurado, organizado, de asalto al poder, perfectamente estructurado y financiado. Y además engañando a la ciudadanía. ¿Qué queda de lo que se dijo el 15M?", ha argumentado Cháves, que por contra calificaba a IU como un "partido serio". CAMBIAR A RAJOY Tras reiterar el 'no' a Mariano Rajoy para la investidura, Manuel Cháves subrayó que si el PP tiene la intención de gobernar "solamente lo puede hacer con el cambio de candidato a la Presidencia" y se ha mostrado seguro de que ese es el debate que existe a día de hoy en el seno del PP. En caso de que se cambie el candidato del PP, ha dicho, se tendrá que estudiar. "¿Puede cambiar eso? No lo sé, se tendrá que discutir pensando en lo mejor para España", ha apostillado. El expresidente andaluz indicó que "no es razonable" que el jefe del Ejecutivo en funciones declinara el ofrecimiento del Rey para una investidura y defendió que debería haber pedido al monarca tiempo para negociar. NINGUNA ILEGALIDAD Finalmente, ha reiterado su "convicción firme y seguridad total" de que durante su etapa como presidente de la Junta de Andalucía "no se cometió ninguna ilegalidad ni ninguna irregularidad" y ha enfatizado que se trata de "equiparar" los cursos de formación con la trama Gürtel. Preguntado por el trato recibido por el partido, ha dicho "entender" su actitud --ha declinado pronunciarse sobre si la comparte-- aunque ha admitido que ha sido "muy doloroso". "Es posible que a mi el partido me deba muchas cosas pero yo le debo más", ha señalado Chaves, que admitió que "recuperar todo lo perdido, cuesta".