La instrucción del "caso EREs" aumenta en más grado su polémica y tensión. No se  trata ahora de que responsables políticos, ex cargos públicos, sindicalistas y otros imputados cuestionen el trabajo y los métodos peculiares de la juez. Tampoco el hecho de que para determinados sectores el trabajo de Alaya cuente con un dudoso afán de protagonismo o carácter mediático.


Situación límite
Ni tan siquiera las advertencias tanto de otras instancias judiciales como de otros sectores sobre el peligro de prescripciones de delitos como ha ocurrido con el archivo de la causa contra los hermanos de la ministra de Empleo Fátima Báñez. La situación ha llegado a un límite en el que ha sido la propia Fiscal Jefe de Sevilla, María José Segarra, quien ha hecho público su disconformidad con la juez por las críticas vertidas por Ayala contra los fiscales del caso


"Sorpresa" de la Fiscal Jefe de Sevilla
Segarra ha expresado este martes su "sorpresa" por las "expresiones gratuitas" contra el Ministerio Público vertidas por la juez Alaya en el auto por el que archiva la causa contra seis empresarios que pujaron por suelos de Mercasevilla. La fiscal jefe de Sevilla muestra su "sorpresa" por el hecho de que "en un auto judicial se viertan expresiones gratuitas sobre el fiscal, absolutamente ajenas al debate procesal y a la argumentación jurídica que debe presidir una resolución judicial".


Perderse en "reproches"
La Fiscal jefe de Sevilla considera que "no es oportuno perderse en consideraciones o incluso reproches que no conducen a nada, pues lo importante es que la investigación llegue a un buen fin con la contundencia que el reproche social a las conductas fraudulentas merece". Todo ello se ha originado por el auto de Alaya en el que archiva la causa respecto a seis empresarios, entre los que se encuentran dos hermanos de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. En dicho auto la juez de Instrucción número 6 de Sevilla arremete duramente contra la Fiscalía de Sevilla.