Pocos habrían dicho hace solo unos pocos meses que el contenido y moderado líder de Ciudadanos en Andalucía y candidato de su partido a presidir la Junta diría una frase como “basta ya a los 40 años de práctica dictadura socialista”.

La definición –de claro tinte electoralista y aun así llamativa porque ni siquiera el PP ha llegado nunca tan lejos– la lanzaba ayer Marín a los cuatro vientos al ser preguntado por el juicio de los ERE, en el que la Fiscalía elevó a definitivas sus conclusiones provisionales sin cambios significativos en su petición de penas, salvo la exclusión de entre los 22 ex altos cargos del ex secretario general de Hacienda Antonio Estepa.

Marín se refirió al macrojuicio como “los 30 años de gobierno socialista en el banquillo" y prometió poner en marcha una nueva etapa sin “politiqueo de amiguetes ni chiringuitos y gastar el dinero de la formación en puticlubs".

Aunque la expresion "dictadura" sí fue reflejada por los medios, entre ellos Europa Press, en la nota oficial del partido recogiendo las declaraciones de Marín no aparecía. En el comunicado se le atribuían estas palabras: “Ya está bien de 40 años soportando lo mismo, con el PSOE en los tribunales de justicia y un PP dedicado a la vida contemplativa, a la vieja política, a blindar sus derechos y a descalificar”.