Podría haber añadido hierro al asunto, pero parece haber preferido quitarlo. Aunque en realidad tampoco lo ha dejado completamente claro. El líder andaluz de IU ha navegado en una cierta ambigüedad al ser preguntado sobre el viaje del vicepresidente Diego Valderas a los campamentos saharauis. Por una parte ha dado a entender que no habría problema con ese viaje, dado que Andalucía destina fondos de cooperación a ayudar a los refugiados, pero por otra ha apelado a la necesidad de que Valderas y la presidenta Díaz "hablen" entre ellos y lo aclaren. Sí pero no y no pero sí. El coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, ha considerado este viernes que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el vicepresidente y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, deben hablar sobre el posible viaje de éste a campos de refugiados saharauis, el cual, a su juicio, habría que enmarcarlo en la "normalidad". En declaraciones a los periodistas tras una reunión en Dos Hermanas (Sevilla) con trabajadores de la empresa Extruperfil, Maíllo ha estimado que ese posible viaje se tiene que enmarcar "en la normalidad de una visita donde, con dinero de los andaluces, satisfacemos una demanda que es masiva en el sentimiento de Andalucía en solidaridad con la causa saharaui", que se evidencia en aspectos como la formidable campaña de acogida de niños por parte de familias andaluzas todos los veranos, en un ejercicio de solidaridad activo. A su juicio, desde ese sentimiento de profunda solidaridad de la sociedad andaluza con los saharauis y desde la coherencia de los fondos del Gobierno andaluz que se utilizan para proyectos de cooperación y solidaridad internacional hay que enmarcar "con normalidad esa visita",  que, en cualquier caso, tiene que abordarse desde la "discreción" de la presidenta y su vicepresidente, que deben "hablar entre ellos para afrontarlo con mucha normalidad". Ha insistido en que esa visita se enmarcaría dentro de la normalidad de un gobierno que tiene que fiscalizar los proyectos que realiza con cargo a los fondos de cooperación. Respecto a si podría verse afectada la cumbre entre empresarios andaluces y marroquíes prevista en febrero, ha indicado que "todo es compatible" y ha insistido en que en IULV-CA son partidarios "del diálogo y el encuentro entre Marruecos y el Sáhara" y de que hay que contribuir a esa buena vecindad. "No tiene por qué haber ningún tipo de conflicto al respecto, porque estamos hablando de situaciones de solidaridad muy arraigadas en la sociedad andaluza", ha recalcado Antonio Maíllo, quien ha expresado que uno de los viajes más emocionantes e impactantes que ha tenido como coordinador de IU-CA fue su visita a campos de refugiados saharauis, donde pudo ver a un pueblo que vive en condiciones durísimas.