El coordinador regional de IULV-CA y candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Antonio Maíllo, ha pedido este sábado el apoyo electoral en la ciudad de Granada con el fin de constituir "un gobierno fuerte a favor de los más débiles", frente al "bipartidismo del PSOE y PP", cuyos candidatos, Susana Díaz y Juanma Moreno, respectivamente, "parecían Pimpinela pero en clave andaluza" en el debate del pasado lunes, refiriéndose al dúo artístico. En un acto público en la capital granadina, junto al candidato a la Presidencia del Gobierno central, Alberto Garzón, y ante un millar de personas, Maíllo ha hecho hincapié en que Susana Díaz "ha dicho que quiere un gobierno fuerte". No obstante, Antonio Maíllo ha matizado que "lo quiere fuerte para la banca y para que estén tranquilos los banqueros en su usura permanente", indicando además que Díaz quiere este gobierno para que "no llegue IU y le exija una banca pública que dé crédito a quienes lo necesitan". Sin embargo, IU quiere construir un ejecutivo "a favor de los más débiles; que blinde el pago de un mínimo de luz y agua para 150.000 personas" y que cree un empleo "digno y de calidad", y no un gobierno de "los expedientes de regulación de empleo (ERE), que manejaba las ayudas al calor de un cubata en cualquier pueblo de Andalucía, un gobierno de pesadilla al que Andalucía no está dispuesta a volver". Por tanto, ha pedido a ambos dirigentes que "no nos vengan con gaitas" y ha insistido que los miembros de su formación "están hechos de "derechos y valores". En este punto, ha destacado que sin estos valores "IU no se habría opuesto al Tratado de Maastricht o a la locura inmobiliaria del ladrillo o al Tratado de Libre Comercio, que va a suponer la ruina del pueblo andaluz, ni se habrían evitado 6.000 desahucios, ni la estafa de más de 3.000 millones de euros en obra pública, a la que llaman colaboración público privada, ni hubiera formado parte de un gobierno libre de corrupción --cuando IU cogobernaba-- desde el primer minuto hasta el último". "Llevamos toda la vida en la calle, luchando cuerpo a cuerpo por la defensa de los derechos y nos mezclamos con la gente", ha enfatizado Maíllo, quien ha reivindicado "la política honesta que dice la verdad", destacando a su vez que su formación es "contenido, experiencia y compromiso". Además, entiende que "ya no hay tiempo para paños calientes, no es cuestión de maquillaje, es necesaria la transformación de Andalucía porque la situación actual es de emergencia social". En esta línea, ha ofrecido a los jóvenes conformar "una alianza estratégica" con ellos para que sean "sujeto activo de la trasformación andaluza con IU como herramienta", y ha criticado que los demás líderes políticos andaluces lancen "demasiados titulares huecos".