El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha anunciado hoy en Jaén que la Junta de Andalucía va a dar "una respuesta política importante" para parar o paliar los efectos de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad educativa (LOMCE).

Cree que Andalucía no estará sola en este objetivo
En rueda de prensa, Luciano Alonso ha abogado por un sistema educativo que defienda la inclusión, la equidad y la calidad, y ha añadido: "esa es nuestra propuesta liderada por una presidenta que ha hecho bandera de la educación". Ha señalado que los servicios jurídicos estudian la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de la reforma educativa y cree que Andalucía no estará sola en este objetivo, sino acompañada por otras comunidades autónomas.

Se está trabajando en otras medidas que puedan paliar "el desastre"
Además, ha asegurado que la Junta ya está trabajando en otras medidas que puedan paliar "el desastre" que puede provocar en Andalucía esta ley, que "ha sido puesta en marcha deprisa y corriendo, sin financiación", y que, a su juicio "rompe el consenso constitucional, parlamentario y el principio de igualdad".

Sigue abierto a la negociación con los sindicatos
Por otra parte, ha subrayado que sigue abierto a la negociación con los sindicatos sobre los monitores escolares, por lo que espera llegar a un acuerdo, aunque ha advertido que si no es así, el Gobierno aprobará un decreto. Ha mostrado "un cariño entrañable" al exviceconsejero de Educación, Sebastián Cano, que dimitió de su cargo la semana pasada, y ha anunciado que le ha pedido que le ayude en la elaboración de una futura ley de formación y empleo.