El vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, ha expresado este viernes la preocupación de su partido por el hecho de que hay un "pronunciamiento político continuo" por parte de la instrucción del caso de los ERE, en manos de la juez Mercedes Alaya, que no ayuda a clarificar nada y que solo contribuye a generar confusión en la ciudadanía.

"Acontecimientos y coincidencias"
En rueda de prensa, ha indicado que tiene la sensación de que hay "siempre una serie de acontecimientos y de coincidencias y una cuestión que se repite sistemáticamente: el componente político, no administrativo, el lenguaje político, los juicios de valor político y los mensajes políticos en la instrucción".

Pronunciamiento político contínúo
"Hay un pronunciamiento político continúo por parte de la instrucción y hay un aprovechamiento político muy importante de aquellos que están obsesionados con la instrucción y manipulando continuamente cualquier cuestión que salga de la misma en términos políticos para jugar una guerra sucia con la que intentar desprestigiar y atacar al PSOE-A", según Jiménez.

En su opinión, que se hagan esos juicios políticos una y otra vez lanza un mensaje que no es bueno, de "confusión entre la política y la justicia, que no ayuda absolutamente en nada".

Casualmente han beneficiado a los hermanos de la ministra Báñez
Ha indicado que a la vez que se hacen esos juicios de valor desde el punto de vista político, "casualmente se producen circunstancias que tienen consecuencias políticas dentro de la instrucción", como el caso de la prescripción de los delitos societarios que terminan, casualmente, beneficiando a los hermanos de la ministra de Trabajo, Fátima Báñez.

El dirigente socialista ha insistido en que hay demasiados elementos de tipo político dentro de la instrucción, "que no ayudan a clarificar nada y que producen en la ciudadanía una cierta confusión".