El “cambio en Andalucía” está contribuyendo al trabajo de la ejecutiva federal que dirige Rubalcaba. La renovación que ha provocado Griñán y “representa Susana Díaz va a ayudar, cuando llegue el momento, a fortalecer la posición del PSOE en España”. Son recientes palabras del Vicesecretario General del PSOE andaluz, Mario Jiménez. Y ese es en síntesis el pensamiento real que anida entre los socialista andaluces. Además sin fisuras y con cohesión interna.

Susana Díaz y el poder en sus manos
El 24 de noviembre en Granada Susana Díaz será proclamada secretaría general del PSOE-A en sustitución de José Antonio Griñán. Será ya no solo la referencia institucional más importante de la izquierda, sino que pasará a ser un enorme baluarte en lo orgánico. Sobre la mujer con más poder en la izquierda española y su organización política, el PSOE andaluz, pesa un alud de responsabilidades también en el ámbito federal que pueden prestarse a equívocos. Díaz y el PSOE andaluz, un tándem que en pocos meses está teniendo una repercusión política y mediática que muchos no pensaban, pero que con la que se contaba en Andalucía, porque va en proporción a su relevancia y a la misión histórica que siempre ha poseído la federación más poderosa del socialismo, la llamada “fuerza del Sur”.

Niega ser "un verso suelto"
Puede que hay quien haya visto en su rápida proyección nacional un intento de ser un verso suelto. Pero según aseguran a ELPLURAL.COM fuentes de la dirección socialista andaluza, nada más lejano a su intención. Díaz es consciente de que es nada más y nada menos que la presidenta de la Junta de Andalucía, la regidora de los intereses y defensora de los derechos de 8,5 millones de personas. También es consciente de que los ojos de muchos españoles de otros territorios están puestos en ella para testar si hay diferencias entre los gobiernos de la derecha y los de izquierdas. Y en ese sentido Díaz repite machaconamente, y lo intenta plasmar en su gestión, que la defensa de la igualdad social y del Estado del Bienestar son las señas de identidad de los socialistas y esas son las políticas que intentará impulsar.

Del “Pacto del Betis” y Suresnes hasta ahora: La lealtad como bandera
Las mismas fuentes socialistas andaluzas consultadas por este periódico indican que Susana Díaz “no juega a nada ni está en ninguna operación encubierta contra Rubalcaba”. "Antes al contrario" subrayan, "en la tradición socialista andaluza la apuesta es por la estabilidad, y ese sentimiento impera en este momento también". Desde el “Pacto del Betis” y Suresnes en 1974 pasando por la dimisión de Felipe González al frente del partido ante la imposición del “marxismo” como eje ideológico, los socialistas andaluces, recuerdan nuestras fuentes, han estado ahí siempre, dando estabilidad, cohesión e impulsando el fortalecimiento del PSOE y cerrando fisuras. Ahora, la historia se repite y de nuevo le toca a la “fuerza del Sur”: "hay que arrimar el hombro para salir fuerte y afrontar los grandes retos de futuro tales como desplazar a la derecha de gobierno en las próximas elecciones municipales y autonómicas y así evitar el aniquilamiento del Estado del Bienestar. Es en eso y solo en eso en lo que queremos colaborar con la dirección federal", enfatiza la misma fuente consultada.

Susana Díaz y la Conferencia Política
El papel de Díaz en este sentido se verá antes incluso de tomar asiento como secretaria general del socialismo andaluz, dando por supuesto que tendrá un protagonismo muy especial en la Conferencia Política que celebrará el PSOE el próximo mes. “Y es que no puede serlo de otra forma por lo que representa. Lo contrario sería hacer dejación de funciones” nos dicen. Desde el PP y los medios de la derecha se pretende vender este papel como una amenaza contra la dirección socialista, como un pulso que se lanza para provocar desestabilidad en el PSOE.  En realidad primero Griñán y después Susana Díaz, han dicho directamente a Rubalcaba que "están más que dispuestos a acordar las fechas de las primarias nacionales, que el PSOE andaluz actuará con lealtad como siempre lo ha hecho y que los socialistas andaluces son los primeros en ser conscientes de que un PSOE federal fuerte le interesa a ellos al igual que una federación andaluza potente es garantía de estabilidad y solvencia para Ferraz. Todo eso está aclarado y acordado".

La herencia de Griñán
La hoja de ruta federal está por tanto avalada por “San Vicente”. Distinto es que la voz andaluza recalque cada vez que tiene la ocasión que la equidad social, la igualdad entre territorios -le guste o no esto último al PSC- y las políticas sociales deben ser las que vertebren ideológicamente al socialismo. “La igualdad es la única patria de los socialistas” dijo Griñán y esa herencia también la tratará de cumplir a rajatabla Susana Díaz.

Estrategia de la derecha para romper el tándem Rubalcaba/Díaz
Todo esta estrategia, como apuntamos, es la que, según nuestras fuentes en la dirección socialista andaluza, quiere romper la derecha política y mediática en Sevilla y en Madrid, pues no le interesa un PSOE nacional fuerte. Medios conservadores y miembros del PP intentar aprovechar esta ola de éxito del socialismo andaluz para hacer su propia y malintencionada interpretación de esta estrategia. "Ya sabemos porque se ha producido esa oleada de contertulios muy derechosos que adulan de repente a Susana Díaz en contraposición a Rubalcaba. Son los mismos que a continuación inventan que la presidenta de la Junta, Susana y el propio PSOE-A están plagados de ambición y que pretenden laminar el liderazgo del líder federal.., pero no nos engañan". En la dirección socialista andaluza nos dicen que tienen claro que no buscan sino crear así un ficticio enfrentamiento con el secretario general, para erosionarlo y debilitar de paso al PSOE: "Se suben a la ola del “susanismo” para intentar abrir una brecha en el socialismo. El tiempo los hará bajar de esa cresta. Es solo cuestión de meses. Díaz dará el empujón y la estabilidad necesaria al PSOE federal por el bien de España y de Andalucía. Y es que la presidenta tiene sentido de Estado y unas convicciones socialistas pétreas". “Al tiempo, quedan pocos meses para comprobarlo” advierten.