Se entregaron cuatro premios a Felipe Alcaraz, por su trayectoria en defensa de la clase trabajadora; a Conchi Hidalgo, por su defensa de la ciudadanía; a Paqui Maqueda, por su defensa de la memoria histórica en Andalucía, y a Juan Manuel Sánchez Gordillo, por su defensa de Andalucía. Este último fue presentado por el exdiputado Antonio Romero, quien recibió un premio sorpresa, honorífico, por toda su vida dedicada a la justicia social y a la igualdad. Durante la velada se proyectaron vídeos de cada premiado, con su presentador cada uno de ellos. Así, abrió la gala Antonia Morera, alcaldesa de Casares, que dio a los asistentes la bienvenida a este singular pueblo blanco gobernado por la izquierda desde la primera legislatura. El exportavoz de IU en el Parlamento andaluz, José Antonio Castro, explicó por qué la Fundación Memoria y Cultura ha organizado esos premios en homenaje a García Caparrós. A continuación la concejal Antonia Pineda, conductora del acto, leyó una carta de la familia de Caparrós justificando su ausencia y apoyando el acto. Palabras muy elocuentes tuvo Antonio Maíllo al presentar a Felipe Alcaraz, quien manifestó con humor que algo estaría haciendo algo mal si le daban un premio. Hubo también momentos muy cálidos en las palabras que Remedios Ramos le dedicó a Conchi Hidalgo o la referencia a su amor hacia los demás que hizo Joaquín Recio sobre Paqui Maqueda. Pero sin duda la gala tuvo un momento muy emocionante, que fue el discurso bien hilvanado, redondo, que ofreció Juan Manuel Sánchez Gordillo. Quizás llevaba tiempo sin poder explicarse y sus palabras sonaron claras y rotundas después de que las últimas semanas se hablara en nombre de él. Su visión de lo que está pasando ha despertado tanto interés, que sin haber salido ese vídeo en ninguna televisión ni comentado por ningún presentador, se ha convertido en un vídeo viral en las redes. En la gala también se anunció el nacimiento de unos premios Gaqrcía Caparrós a la investigación social.