El sindicato CCOO en Andalucía ha advertido de las elevadas cargas de trabajo de las camareras de piso en el sector hotelero, así como de las lesiones músculo-esqueléticas, el estrés y la ansiedad que les crea. Si bien, "aún hay muchos convenios colectivos que no contemplan este reconocimiento". La denuncia no es nueva. Ya en 2013, Diario de Mallorca, por ejemplo, denunciaba que hoteles de las islas estaban aprovechado los resquicios de la reforma laboral para reducir casi a la mitad el sueldo de sus empleados. Estos establecimientos recurren a empresas de externalización de servicios para incorporar trabajadores de 'bajo coste'. MALLORCA: CÓMO PASAR DE 1.571 EUROS A 861 La reforma laboral juega un papel esencial en esta maniobra. Los cambios normativos introducidos por el Gobierno de Mariano Rajoy el año anterior daban prioridad a los convenios de empresa frente a los sectoriales. La brecha retributiva entre unos y otros era abismal: en Baleares, el convenio colectivo de hostelería firmado por las patronales y los sindicatos de Baleares establecía entonces un salario bruto para las camareras de piso de 1.571 euros (incluyendo pagas extras y pluses), mientras que el convenio de una de estas empresas de 'outsourcing' que operan en Mallorca reducía la nómina un 45%, hasta los 861 euros brutos. En Andalucía, tres años después, no es muy distinto el desolador panorama. El modo de actuar de las patronales parece cortado con el mismo patrón. Fuentes del sindicato han señalado a Europa Press que, en el cambio de ciclo económico y la crisis, las distintas patronales de hostelería han basado su estrategia de mantenimiento y aumento de beneficios en "un aumento de la precariedad laboral y del empeoramiento de las condiciones de trabajo, los aumentos de ritmos de trabajo e incluso el aumento de la picaresca y la ilegalidad con el aumento de la jornada parcial convertida en la práctica en jornadas completas y peor aún que sobrepasan la jornada legal, así como la extenalización". REFORMA DEL PP... Y DEL PSOE En el caso del departamento de las camareras de pisos, se ha visto el proceso de externalización "en grandes cadenas hoteleras, alegando razones de productividad y competitividad y apoyándose en la desrregulación y la pérdida de derechos laborales aprobados e incentivados por los gobierno del PSOE, primero y del Partido Popular, después". "Así, despiden vía expedientes de extinción a las trabajadoras de pisos y se subcontrata el servicio con empresas de multiservicios, que, a veces, pueden estar constituidas por el mismo grupo empresarial, pero que ya no tendrán que aplicar, en muchos casos, los convenios vigentes de hostelería y se aplicará el de la empresa multiservicio, que, habitualmente, estarán cerca del salario mínimo interprofesional", han explicado. De esta manera, las patronales pueden llegar a ahorrarse entre un 30 y un 40 por ciento del salario de las camareras, y además se aumenta la precariedad laboral, y la división de los trabajadores en multitud de empresas que "impiden su unidad de acción sindical y colectiva en defensa de sus intereses". UN LIBRO DENUNCIA Coincidiendo con la segunda semana internacional, impulsada por la RED-UITA, en la campaña mundial para fomentar el trabajo digno de las camareras de pisos, en la industria hotelera se ha llevado a cabo la presentación del Libro 'Las que limpian los hoteles'. Un libro escrito con sentimiento, un grito de denuncia de la situación laboral de un colectivo que "resulta invisible en la industria hotelera, pero que, sin embargo, es una de las claves de la calidad del servicio en una industria que es la primera de España, el turismo". Esta campaña ha conseguido que el trabajo en los pisos en los hoteles y apartamentos, sea más visible ante la sociedad. "Una vez conseguido este objetivo, ahora hay que dignificar el trabajo de las camareras de pisos y defender sus condiciones de trabajo, a nivel general y, de manera específica, contra la externalización de los departamentos de pisos". GARANTÍAS SALARIALES Así el sindicato ha reclamado la inclusión en todos los convenios de las garantías salariales y laborales de las camareras, "independientemente de que sean o no plantilla de los establecimientos hoteleros, o sea que el convenio de hostelería se aplique a todo el mundo que trabaja en el hotel, sea de la empresa que sea". También se debe incluir la limitación de las actividades que no pueden ser subcontratadas, así como fijar el derecho a la subrogación de los trabajadores que prestan servicios de ejecución de tareas permanentes para el principal. Por otra parte, instan a seguir denunciando los convenios estatales de empresas de multiservicios que, "en muchos casos, son fraudulentos y elaborados específicamente para realizar las operaciones de externalización". También van a presionar a las patronales de las grandes cadenas hoteleras para que cesen en este tipo de actividad, no sólo abriendo el diálogo con ellas, sino además arropando las movilizaciones y las luchas jurídicas que se están realizando en los casos concretos de externalizaciones. EL HORIZONTE DE LA JUBILACIÓN Otra de las propuestas debe ser llevar a cabo una campaña de información para que las camareras de pisos puedan jubilarse anticipadamente. A corto plazo se debe informar sobre las posibilidades de conseguir, en muchos casos, un grado de minusvalía superior al 33 por ciento para que se puedan acoger a las jubilaciones parciales aquellas camareras de piso que tengan 25 ó más años de servicio, aunque no tengan los 33 años que se les exigen en este momento, así como los beneficios fiscales en torno a mil euros anuales. En otro orden de cosas, se debe trabajar recopilando información, aportando pruebas para que se reconozca que este colectivo puede acceder al catálogo de enfermedades profesionales, ya que la inmensa mayoría de las enfermedades que sufren estas personas, provienen de las cargas de trabajo, ya que están sometidas a unas condiciones laborales que provocan la aparición de trastornos músculo-esqueléticos, motivados por posturas forzadas, manipulación de cargas, y bipedestación, que se traducen en dolores de espalda, cuello y en ambos brazos.