Así lo ha manifestado la consejera de Salud, María Jesús Montero, que ha señalado que las de 2011 son las cifras más altas registradas en un año en cuanto a donantes fallecidos (por primera vez se superan los 300 donantes) y trasplantes (nunca se habían superado los 700 trasplantes de órganos sólidos, 400 trasplantes renales y 200 hepáticos).

Transplantados
De los 722 trasplantes de órganos registrados, 426 fueron de riñón (de ellos, 12 infantiles y 51 de donante vivo), 211 de hígado (10 infantiles), 38 de corazón (1 infantil), 24 de pulmón (1 infantil) y 23 de páncreas. A estos trasplantes de órganos hay que sumar también que más de 1.300 pacientes han recibido implantes de distintos tejidos (córneas, válvulas cardíacas, tejido óseo, segmentos vasculares, etc.), con lo que se han alcanzado los 2.000 injertos anuales.

Se consolidan los resultados
Estos datos consolidan los resultados que se vienen alcanzando en los últimos años en materia de donación y trasplante de órganos en Andalucía. En cuanto al número de donaciones de donante fallecido, ha aumentado este año respecto al anterior un 18% (308 de 2011 frente a 261 de 2010) y de los 722 trasplantes realizados, 671 fueron posible gracias a los órganos procedentes de estos donantes (537 en 2010), lo que supone un incremento del 25%.

Todos incrementan sus cifras
El importante incremento de la actividad ha permitido que todos los hospitales andaluces autorizados para trasplantes de órganos hayan incrementado sus cifras globales con respecto a los trasplantes realizados en 2010. El Hospital Reina Sofía de Córdoba ha realizado 192 trasplantes (68 de riñón, 68 de hígado, 24 de pulmón, 21 de corazón y 11 de páncreas) y el Regional de Málaga practicó 178 trasplantes (115 de riñón, 51 de hígado y 12 de páncreas). Por su parte, el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla trasplantó 164 órganos, en concreto 92 de riñón, 55 de hígado y 17 de corazón; el Hospital Virgen de las Nieves de Granada 117, de los cuales 80 fueron trasplantes renales y 37 de hígado y, por último, en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz se practicaron 71 trasplantes renales.

Tasa de donación
Las donaciones recibidas han situado la tasa de donación de la comunidad andaluza en 36,6 donantes por millón de población, exactamente el doble de las tasas medias anuales alcanzadas por los países de la Unión Europea (18 donantes por millón de población), superior a la de Estados Unidos (25 donantes por millón de población) y ligeramente superior a la media española de 2010, que se situó en 32 donantes por millón de población, la más alta del mundo.

Elevada concienciación de los ciudadanos
Los resultados alcanzados por los hospitales públicos andaluces en materia de trasplantes han sido posibles gracias a la elevada concienciación de los ciudadanos a favor de la donación de órganos. De esta forma, el porcentaje de negativa a la donación de órganos se sitúa en el 17%, lo que significa que el 83% de las familias dijo sí a la donación de órganos del fallecido, una cifra similar a la registrada en años precedentes. Cuando se creó la Coordinación Autonómica de Trasplantes, a principios de la década de los 90 del pasado siglo, el porcentaje de negativa a la donación estaba en torno al 40% o, dicho de otra manera, la aceptación a donar era del 60%.

Descenso del número en lista de espera
Las donaciones registradas han supuesto un descenso del número de pacientes que esperan un trasplante. En 2010, 905 pacientes esperaban un órgano para ser trasplantados y, a 31 de diciembre de 2011, la lista de espera está integrada por 850 personas, lo que representa un descenso del 6%, a pesar de que las indicaciones de trasplantes han aumentado.

Calidad de vida
El incremento en el número de trasplantes, y especialmente en los trasplantes renales, ha supuesto un importante incremento de la calidad de vida de estos pacientes. En este sentido, por primera vez en Andalucía, el número de trasplantados ha superado al número de pacientes que se encuentran en hemodiálisis. Este hecho supone un indicador de calidad, ya que de los más de 8.000 pacientes que tienen en Andalucía un tratamiento renal sustitutivo, la mitad se beneficia de un trasplante renal y no tiene que depender del tratamiento de hemodiálisis, con la mejora en su calidad de vida que ello conlleva. En el resto de países de nuestro entorno, sólo el 30% de los pacientes se beneficia de un trasplante frente al 60% que está sometido a tratamiento de hemodiálisis.