Los hospitales públicos andaluces han activado medidas incluidas en el Plan de Alta Frecuentación en Urgencias para abordar de manera coordinada los incrementos de la demanda asistencial urgente que se vienen produciendo en estos días derivados fundamentalmente del descenso de las temperaturas. Estos últimos días se han registrados picos de alta frecuentación en diferentes centros de Andalucía, lo que ha motivado una mayor afluencia a Urgencias y mayores tiempos de respuesta. Por este motivo, se han activado medidas extraordinarias y la puesta en marcha de todos los servicios disponibles para hacer frente a esta demanda. Respecto al incremento de plantilla, según se indica en una nota de prensa, se han producido hasta el momento más de 150 contrataciones y se continuarán realizando refuerzos en función de las necesidades asistenciales. En invierno, sobre todo los días en los que se producen cambios relevantes en la temperatura, se produce un incremento de la demanda asistencial, de forma que aumenta la frecuentación en los servicios de urgencias, tanto de atención primaria como de atención especializada. Fundamentalmente, los casos que acuden a los puntos de urgencias son pacientes mayores, aquejados por diferentes patologías crónicas que se han descompensado con motivo de infecciones víricas, entre las que está incluida la gripe, y pacientes pluripatológicos. Durante este lunes, la demanda de atención urgente se ha incrementado de forma significativa, por encima del 30 por ciento de la media de urgencias atendidas en algunos centros hospitalarios. En concreto, las medidas incluyen la adaptación e incremento de recursos asistenciales y profesionales teniendo en cuenta tres parámetros: aumento del número de urgencias, aumento del número de pacientes en observación y número de pacientes que solicitan atención domiciliaria a los centros de atención primaria. En concreto, se han reforzado la capacidad de las áreas de hospitalización. El Plan incluye además la creación de comisiones de seguimiento y coordinación de todos los servicios implicados en la atención a los pacientes urgentes, así como la necesidad de informar a la ciudadanía sobre los dispositivos a los que deben acudir en caso necesario y la importancia de un uso adecuado de los recursos de urgencias. Las medidas contempladas en el Plan de Alta Frecuentación se suman a las mejoras en las áreas de Urgencias que se han venido realizando en los últimos meses y que ya se encuentran implantadas al cien por cien en los hospitales andaluces. Contemplan, fundamentalmente, medidas organizativas en todas las áreas de Urgencias y también cambios arquitectónicos, que se están todavía llevando a cabo en algunos centros. El gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), José Manuel Aranda, ha convocado este martes una reunión para analizar las medidas contempladas en este plan, que se puso en marcha en octubre, con el fin de mejorar el funcionamiento de este nivel de atención y garantizar una atención ágil a la ciudadanía.