Ya no saben qué hacer. Colectivos sociales, partidos políticos y representantes vecinales retomaban el pasado viernes la ronda de contactos para tratar de buscar una solución a los constantes cortes de luz que registra la zona Norte de Granada capital, una situación que la compañía eléctrica achaca a los enganches ilegales al fluido eléctrico. Esta defraudación de fluido eléctrico "se destina en su mayoría a cultivos de marihuana, unas instalaciones que exigen un suministro de energía tan grande que para un piso están tomando luz como si fuera para un bloque entero" y "cuando esto se reproduce en distintos sitios los fusibles o los transformadores se queman", ha relatado a Europa Press la concejal de Medio Ambiente, Licencias y Consumo y presidenta de la Junta Municipal de Distrito Norte, Telesfora Ruiz. La edil ya se ha reunido, junto a representantes vecinales y los grupos políticos integrados en la Junta Municipal de Distrito, con miembros de Endesa para abordar este "grave problema" en el que la compañía afirma estar renovando a diario las infraestructuras que se dañan y hacer "todo lo que está en su mano" para garantizar el suministro a las familias perjudicadas por los cortes de luz. Las reuniones continuarán la próxima semana con la Subdelegación del Gobierno, para tratar las actuaciones que se están tomando desde el Cuerpo Nacional de Policía para acabar con esta situación de ilegalidad, y con el juez decano de Granada, puesto que es el poder judicial quien tiene que autorizar los registros policiales en las viviendas donde se cree que se puede estar defraudando el fluido eléctrico. También se mantendrán contactos con la Junta de Andalucía, propietaria de un gran número de viviendas donde están alojadas las personas que están cultivando marihuana con enganches ilegales a la luz, todo ello para buscar soluciones a una situación "compleja" que se está prolongando en el tiempo.