El exdirector de Greenpeace y ahora diputado en el Congreso por Equo en el grupo parlamentario de Podemos, Juantxo López de Uralde, ha celebrado la sentencia del Tribunal Supremo que señala que El Algarrobico (Almería) se construyó en una zona protegida y, por tanto, suelo no urbanizable, "tras varios años de lucha" y sostiene que a partir de ahora la Junta de Andalucía ya no tiene excusas para retrasar la demolición del hotel.

"Es una gran satisfacción, de sentido común y de la razón porque mantuvimos desde el primer momento que la construcción se asentaba en dominio público marítimo terrestre y por tanto era ilegal y en eso se basó el trabajo de campaña de Greenpeace desde 2005", ha subrayado a Europa Press después de conocer la sentencia.

Según recuerda, El Algarrobico se convirtió en el símbolo de una lucha de una minoría por la preservación de las costas. "Espero que se cierre ya definitivamente la historia del hotel. Espero que no se alargue ni un minuto más su demolición y se pueda cerrar este episodio", destaca el ecologista.

Por su parte, el coordinador de Áreas Marinas Protegidas en WWF España, Óscar Esparza, ha celebrado la "buena noticia" de la decisión del Tribunal Supremo y espera que este caso sirva para "que no se vuelvan a producir estas acciones en la costa".

"La construcción de El Algarrobico fue un despropósito ecológico para la costa y así lo reafirma ahora el TS, que lo declara ilegal. Esperamos que sirva de ejemplo para que no se produzcan estas actuaciones en la costa", ha señalado en declaraciones a Europa Press.

Del mismo modo, ha pedido a los futuros dirigentes del país, que "no puede llegarse a tanto" nunca más, que "siempre hay que cumplir la ley desde el principio" y "no edificar en zonas no urbanizables, cumpliendo siempre el marco legal" existente en España.

A su vez, la organización ecologista SEO/BirdLife ha celebrado que "por fin" el Tribunal Supremo, después de más de 10 años, haya aclarado "lo evidente" respecto al hotel El Algarrobico (Almería): "que nunca debió construirse".

Así, la directora ejecutiva de la ONG, Asunción Ruiz, ha calificado de "lamentable" que una cuestión que "debía ser meridiana para autoridades y constructores", como es el límite de una zona protegida, deba ser dirimida diez años después por el Alto Tribunal tras un camino "largo y en ocasiones incomprensible".

"Los ciudadanos esperamos de jueces y tribunales que esmeren su celo a la hora defender los recursos comunes, como es el medio costero", ha declarado a Europa Press.

Así, ha añadido que ahora queda pendiente conocer las responsabilidades patrimoniales que se derivan del caso y "lo más importante", que es resolver la ejecución de la sentencia.

Por ello, estima que al Algarrobico "deben quedarle los días contados" y reclama que la zona recupere su valor ambiental perdido. "Estas medidas llegan tarde y no se pueden demorar más", ha sentenciado.

Finalmente, ha felicitado a Greenpeace, por llevar "el peso de una batalla legal" en defensa del medio ambiente y recuerda que "una vez más" es una organización ambiental la que sale en defensa de la sociedad civil y de un derecho constitucional como es el medio ambiente.