Los estudiantes de Andalucía son los que tienen mayor motivación para estudiar Matemáticas, seguidos por los de Baleares, las dos únicas comunidades que tienen un índice parecido al de la media de los países de la OCDE sobre la opinión de sus alumnos de que estudiar esta asignatura es útil para su futuro.

En España, el índice de motivación instrumental para aprender matemáticas (considerar que es importante para sus futuros estudios y carreras profesionales) es de -0,02, es decir, está por debajo de cero, el punto normalizado como media para todos los países de la OCDE.

Así se asegura en un reciente informe del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) basado en el último informe PISA 2012, y que concluye que los estudiantes españoles tienen menos interés en aprender matemáticas que el resto de los alumnos de los citados países.

La presidenta de la Comisión de Educación del Comité Español de Matemáticas (Cemat), Raquel Mallavibarrena, señala a Efe que existen multitud de formas de estimular a los niños y jóvenes a estudiar matemáticas, aunque reconoce que “no hay que engañar” diciendo únicamente que son “muy divertidas”, pues hay que dedicarlas tiempo de estudio cada día.

Si Andalucía y Baleares están sobre el índice 0,01 en motivación instrumental de aprendizaje de las matemáticas, los alumnos de Aragón son quienes están menos motivados, con un -0,15, entre las catorce comunidades autónomas cuyos estudiantes participaron en esta muestra de PISA 2012.

Les siguen, en esa menor motivación, los de Navarra, que pasan levemente del índice -0,1; y los de Asturias, La Rioja, Galicia y Murcia, por este orden y superando el -0,05.

Los estudiantes de Cantabria, Castilla y León, País Vasco, Madrid, Cataluña y Extremadura están un poco más motivados que los anteriores en cuanto a la importancia que tiene estudiar matemáticas, pero tampoco llegan al índice 0 de la OCDE.

En PISA se señala, sin embargo, que los estudiantes que están más motivados para aprender esta materia porque creen que será beneficioso para su futuro obtienen mejor puntuación en matemáticas y se asocia a un resultado de 20 puntos más en el examen PISA sobre esta materia.

En clase, como prólogo, es esencial, según Mallavibarrena, hacer ver a los pequeños la relación que existe entre las matemáticas, una materia abstracta, con distintas utilidades y aplicaciones de la vida cotidiana, al igual que todos entienden la importancia de las vacunas para la salud.

También se puede enseñar a los chicos la presencia de las matemáticas en la pintura o la arquitectura, donde aparecen figuras geométricas calculadas a través de formas matemáticas, recuerda.

Recurrir a juegos e incluso a la magia son otras opciones para motivar a los pequeños hacia las matemáticas, que hay que ajustarlas a las diferentes edades.

Para los más mayores se puede recurrir -continua esta experta que es profesora de Matemáticas en la Universidad Complutense de Madrid- a la historia, con datos biográficos de personajes que han tenido que ver con este tema, e incluso al cine y a la música.

“Realmente hay muchas cosas que se pueden hacer pero el tiempo en clase también es limitado“, concluye.

Según el INEE, el 72 % de los estudiantes españoles sí dice estar de acuerdo o muy de acuerdo con que merece la pena esforzarse en matemáticas porque les será útil para el trabajo que desean tener en el futuro y el 77 % opina que dicha materia puede mejorar sus oportunidades en su carrera profesional.

La relación positiva entre la motivación y mejores resultados es más elevada en Cantabria, Madrid y País Vasco, mientras que es menor en Galicia, Murcia y Castilla y León.

Por otra parte, los chicos están más motivados para aprender matemáticas que las chicas, aunque es un dato genérico que también varía por autonomías; por ejemplo, en Murcia y Navarra los chicos y las chicas reportan un nivel de motivación instrumental muy parecido.

También ellos obtienen mejor puntuación que ellas en todas las comunidades, y ese aspecto es más acentuado en Cataluña y menor en Galicia.