El diputado de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) por Asturias, Gaspar Llamazares, cree que "no es posible" que se produzca un rescate del país como consecuencia de lo ocurrido los últimos días en el ámbito económico financiero, si bien acusa a Bruselas de jugar con fuego, porque camina peligrosamente hacia la ruptura del euro".

"Bruselas nos lleva al límite"
 Así lo ha declarado  el diputado de IU antes de presentar en Córdoba el nuevo proyecto de partido político Izquierda Abierta, al tiempo que ha añadido que "Bruselas nos lleva al límite para darnos vueltas de tuercas en el asalto al estado social y del bienestar", aunque "no hay un posible rescate", dada "la dimensión de la economía española que no lo permite".

"El Gobierno ha perdido el norte estos días"
Entretanto, lamenta que el Gobierno central "si alguna vez tuvo norte lo ha perdido estos días", en los que también "ha perdido la confianza a chorros y cada vez está más generalizada la desconfianza por parte de las instituciones financieras y los mercados que le tienen tomada la medida al Ejecutivo".

Izquierda Abierta
Frente a ello, defiende la puesta en marcha de Izquierda Abierta que, según explica, "es un partido que pretende contribuir a un frente de izquierdas en España y su gran objetivo es colaborar en la reconstrucción de una mayoría de izquierdas con políticas de izquierdas".

Actitud de diálogo
Ello, a su juicio, pasa "porque haya una actitud de diálogo entre las fuerzas políticas y la sociedad civil, por representar la voluntad indignada y rebelde de la sociedad que se ha mostrado en torno al 15M y por defender el estado social ante el ataque y el golpe de mercado que sufrimos".

Un partido "no clásico"
Asimismo, propone un partido "no clásico", dado que no pretende presentarse a las elecciones porque forma parte de IU, pero "quiere ser un partido laboratorio que cambie la forma del partido tradicional, el carácter ejecutivo y vertical y sea más participativo".

Todo se hace por decreto
Con la nueva formación, igualmente, apuesta por "defender la participación democrática que está en riesgo, porque en los últimos tiempos todo se hace por decreto", además critica que "hay una actitud en la calle de convertir cualquier conflicto en problema de orden público, así como una deriva penal por la que cada vez tenemos menos estado social y más estado penal".

"Incorporar la regeneración democrática"
En este sentido, confía en "incorporar la regeneración democrática y el cambio de los partidos", puesto que "los ciudadanos están escandalizados con la corrupción política", y ello "significa que una parte importante de cualquier proyecto político debe ser la regeneración, la transparencia y la honestidad".