El médico y activista social de Granada Jesús Candel, autodenominado ‘Spiriman’ en las redes sociales, contará hasta diez la próxima vez que el cuerpo le pida insultar a un médico, una enfermera, un político, un periodista, un fiscal…

El Juzgado de lo Penal 6 de Granada lo ha condenado por un delito de injurias con publicidad contra el fiscal jefe provincial, Pedro Jiménez Lafuente: pena de 9 meses de multa a razón de una cuota diaria de 15 euros –en total 4.050–, con responsabilidad personal de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa no pagadas, y al pago de la mitad de las costas causadas.

Sin embargo, el juez lo ha absuelto del delito de calumnias por el que la Fiscalía le pedía una pena de un año de prisión. Este mismo juzgado ya lo condenó en julio pasado a una multa de 6.480 euros y a indemnizar con 2.500 euros a la expresidenta andaluza Susana Díaz por otro delito de injurias.

El vídeo donde Candel llamaba “hijo de puta” al fiscal fue colgado por él mismo en las redes sociales y logró 99.000 visualizaciones. El acusado intentó sin éxito convencer al juez de que no había sido él quien había subido la grabación injuriosa a su cuenta de Facebook.

La sentencia entiende que las palabras proferidas por Candel eran injurias graves, "atendiendo al contexto en que se producen tales expresiones". Esta es la argumentación judicial al respecto:

"No hablamos de expresiones, de frases, o de palabras aisladas. Hablamos de una conducta dirigida contra el Sr. Fiscal Jefe de Granada por una decisión que legítimamente adoptó en el ejercicio de su cargo, que además no fue realizada de forma espontánea o en ‘caliente’ por el acusado”, quien “de forma reflexiva pretendía que sus expresiones tuviesen la mayor difusión posible. Es más, –añade la sentencia– incluso llega a decir “te quiero llamar hoy delante de miles de personas hijo de puta”, lo que denota la intención de que sus expresiones voluntarias, conscientes, tuviesen una repercusión colectiva y de máxima difusión”.

La sentencia, contra la que cabe recurso, transcribe literalmente buena parte del discurso injurioso de Candel. Este es uno de los fragmentos del mismo, donde también insulta a la entonces presidenta de la Junta, Susana Díaz:

“Este puto Fiscal de Granada tuvo la poca vergüenza de estando en una reunión yo con él, con una abogada y con otra Fiscal, Emilia Rancaño, de decirme que las 2.500 firmas que se habían presentado para investigarme por delito de incitación al odio no iban a ir a ningún lugar, que eso no tenía ningún recorrido jurídico, [pero] a última hora, presionado seguramente por la hija de puta de Susana Díaz, y habiéndole prometido cualquier cosilla, porque no olvidéis que los jefes de Fiscal están puestos a dedo, cambia en el último momento y decidió que se me investigara por mis insultos, así que Pedro, grandísimo hijo de la gran puta que según la RAE es mala persona, no vayas a confundir que me meto con tu madre o que le llamo puta, porque no, no soy tan cruel, hijo de puta es mala persona, y mala persona es aquel que no es capaz de ejecutar la ley, de ser valiente, estás al servicio público igual que yo”.