La presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), Emelina Fernández, ha apelado en la mañana de hoy a los profesionales de los medios de comunicación para que asuman códigos deontológicos a la hora de informar sobre crímenes machistas tras constatar que en la mayoría de los operadores de televisión se ignoran las normas éticas más elementales cuando abordan asesinatos por violencia de género. Fernández, que ha presidido la reunión del Grupo de Trabajo para el Tratamiento Informativo de la Violencia de Género, subrayó que el 95% de la población señala a los medios de comunicación como principal fuente de información sobre violencia de género, y que esta circunstancia les obliga también a sensibilizar a la audiencia ante este grave problema social, tal y como además, recoge la Ley. "Cuando un periodista se enfrenta a un caso de violencia machista, está obligado a informar desde una posición de denuncia de la situación de la mujer maltratada, adoptar una posición de rechazo inequívoco hacia las prácticas de los maltratadores y, sobre todo, asumir un compromiso ético con el rigor y la verdad al difundir la información", ha destacado hoy la presidenta del CAA. "No se puede seguir cubriendo estos hechos como un suceso más ni abordar cada nuevo asesinato como un mero trámite informativo sin contexto", insistió Fernández. El Consejo ha presentado en esta reunión un informe cualitativo sobre el tratamiento informativo del crimen machista de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) ocurrido el pasado 12 de noviembre, y que originó una llamada de atención de la Asociación de la Prensa de Sevilla ante el incumplimiento de las normas deontológicas fundamentales por parte de algunas televisiones. En este caso, un hombre mató a su mujer y posteriormente se suicidó en presencia del hijo de ambos, menor de edad. Para elaborar este informe, el CAA diseñó un cuadro de indicadores basándose en lo dispuesto en la legislación de referencia, así como en los diferentes códigos deontológicos que abordan esta cuestión. El análisis incluye los telenoticiarios emitidos los días 12 y 13 de noviembre de once televisiones de ámbito nacional, autonómico y local (La 1, Antena 3, Telecinco, Cuatro, RTVE Andalucía, Canal Sur TV, Andalucía TV, Ondaluz Sevilla, Sevilla TV, Ver-T, El Correo de Andalucía TV y 8 TV Sevilla) y un total de once programas matinales y dos de actualidad informativa. Entre las conclusiones de este análisis destaca una diferencia de enfoque de la información entre los prestadores públicos y privados, además de la constatación del incumplimiento de las normas deontológicas elementales por parte de algunos operadores, como denunció la presidenta del CAA. Sólo las televisiones públicas ofrecieron declaraciones de personas expertas, mientras que las cadenas privadas acudieron exclusivamente a amigos, vecinos e incluso familiares de las personas implicadas en el asesinato, en contra de lo que recomiendan todos los códigos deontológicos que han asumido las organizaciones profesionales de la información. Estos testimonios representaron el 71% del tiempo de palabra de los diversos actores que intervinieron en las noticias emitidas por las televisiones privadas. La RTVA fue el único operador que en todas las ocasiones que abordó el asunto respetó las normas deontológicas y los acuerdos existentes para el tratamiento informativo: fue la única televisión que no ofreció testimonios de fuentes no autorizadas, acudió a personas expertas y preservó la intimidad de los implicados -incluido el menor de edad- al abstenerse de difundir datos e imágenes que permitieran su identificación. Tampoco se hizo eco de los supuestos problemas psicológicos del agresor que sí se publicaron en otros medios. Canal Sur fue la televisión que más tiempo y mayor número de noticias dedicó a este crimen. En todas incluyó el teléfono de denuncia 016 y contextualizó la noticia, al trasladar que la violencia de género es un grave problema social. VECINOS INCRÉDULOS En contraste a esta forma de abordar este nuevo crimen machista, Antena 3 fue la cadena de ámbito nacional que incurrió en un mayor número de prácticas informativas contrarias a lo recomendado por la deontología periodística y la legislación en sus informativos y magacines, como difundir la noticia de forma aislada, emitir testimonios de personas no autorizadas y publicar datos que podrían facilitar la identificación del menor implicado. "Juan, de 46 años, ha matado a su mujer que, según su vecina, era la persona que más quería (...)"; "Yo digo que yo, a Juan, no lo considero, ni yo ni mis hijas ni la gente que lo conocemos, como un maltratador". Estos son dos ejemplos de testimonios de vecinos con los que Antena 3 ilustró la información. En el ámbito local, también destaca negativamente El Correo TV, cuya cobertura reforzó estereotipos y tópicos sobre la violencia de género que los medios de comunicación deben erradicar. Entre estas prácticas a desterrar, destaca la emisión de testimonios de vecinos favorables al agresor: "Tiene un carácter como un niño pequeño, que se enrabietaba, como cualquier otra persona, como un maltratador, no"; y desfavorables a la víctima: "Ella tenía un temperamento muy fuerte". El CAA ha remitido este informe cualitativo al Observatorio Andaluz de Violencia de Género, al Colegio de Periodistas de Andalucía y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia -organismo con competencias sobre las cadenas de televisión de ámbito nacional-. Este informe es el resultado de una de las propuestas realizadas por el Grupo de Trabajo para el Tratamiento de la Violencia de Género en su anterior reunión, en la que se acordó analizar de forma cualitativa la información sobre crímenes machistas en la televisión. El caso de Sanlúcar la Mayor originó una alerta entre las asociaciones profesionales por el cúmulo de malas prácticas detectadas en la cobertura informativa en los medios de comunicación en general. PRESENCIA INFORMATIVA MEJORABLE En el encuentro de hoy, el tercero desde que se constituyó este grupo de trabajo, se abordará también el último informe sobre la presencia de la violencia de género en los noticiarios de las televisiones andaluzas, correspondiente a 2014. Un trabajo que desde 2009 realiza cada año el CAA, y que permite analizar desde una perspectiva cuantitativa el peso de estas informaciones en la agenda informativa y así como el tipo de actores que intervienen en estas noticias. Los resultados de estos informes demuestran cómo los medios de comunicación han ejercido en los últimos años un papel innegable en la concienciación social sobre la violencia de género. La han situado entre los primeros temas de su agenda informativa, han aumentado el número de noticias y la duración de las mismas. Sin embargo, prevalece la alta estacionalidad de las informaciones o la ausencia de declaraciones de personas expertas, que se sitúan en el 5,53% frente al 14% de tiempo dedicado a allegados y vecinos de los implicados. La elevada presencia de voces femeninas en las noticias sobre violencia de género (67%) en comparación con el promedio en el resto de informaciones (31%) también es un factor a reconducir. Aumentar la presencia de hombres en estas noticias, ofrecer a la audiencia las opiniones de actores sociales de referencia, como deportistas, artistas o emprendedores, contribuiría enormemente, según el CAA, a implicar a la totalidad de la sociedad en este arraigado problema que el año pasado se saldó con 64 mujeres asesinadas por el mero hecho de ser mujer.