El consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, mantuvo en Málaga un encuentro con representantes de la plataforma ciudadana contra las prospecciones de gas en la Costa del Sol, una actividad que, según consideró, "resulta incompatible con el modelo turístico del destino".

Rechazo del Gobierno andaluz
Rodríguez manifestó que el Gobierno andaluz ha mostrado su rechazo a que se desarrolle esta posibilidad en zonas cercanas al litoral de la comunidad, "tanto por razones medioambientales y razones pesqueras, debido a la afección al ecosistema y a la fauna marina, como por el riesgo sísmico que entraña en la zona".

Prospecciones a ocho kilómetros de la costa
Junto a estos motivos, y en el ámbito de actuación de la Consejería, añadió las razones de índole turístico y recordó que el litoral andaluz "apuesta por el turismo y los servicios complementarios", de modo que "el objetivo de ser el mejor destino del sur de Europa es incompatible con la realización de prospecciones a ocho kilómetros de la costa", argumentó.

El consejero de Turismo se ha reunido con representantes de la plataforma ciudadana contra esta actividad en la Costa del Soll



Perjuicio para el sector
En este sentido, lamentó el perjuicio que supone esta posibilidad "al esfuerzo del sector y del conjunto de la comunidad por consolidar a Andalucía como un destino turístico de primer nivel, de gran solvencia y admirado en el ámbito internacional", por lo que solicitó que se elimine ese riesgo.

Rechazo colectivo
Recordó además el posicionamiento en contra mostrado por la propia Consejería, la Mesa del Turismo y el Parlamento de Andalucía, que aprobó el pasado mes una moción rechazando las prospecciones de gas en el litoral andaluz y solicitando al Gobierno central la paralización de los permisos de investigación o autorizaciones de exploración de hidrocarburos dado el impacto negativo para la actividad pesquera y para el sector turístico.

No a las prórrogas de los permisos
Precisamente, el consejero exigió que no se vuelvan a prorrogar dichos permisos, de modo que finalmente "se anulen esos derechos y se elimine esa espada de Damocles sobre el sector turístico andaluz, sobre el buen nombre del destino y sobre las perspectivas a corto y medio plazo del litoral".