Segunda dimisión en menos de un mes de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, que dirige Rogelio Velasco (Ciudadanos). La secretaria general de Universidades, Investigación y Tecnología, Pilar Ariza, solicitaba ayer su cese al consejero. ¿La razón? “Motivos personales y profesionales" que nadie cree. Semanas atrás dimitió la directora general de Fondos Europeos, Isabel Álvarez.

La secuencia que culminó en la dimisión de Ariza fue esta: el miércoles 15, la directora general de Universidades, Inmaculada Ramos, se reúne con el Consejo de Estudiantes y les traslada su oposición a la gratuidad de las matrículas universitarias aprobada por el anterior Gobierno, dando a entender que sería suprimida en los próximos Presupuestos del nuevo Gobierno; el jueves 16 por la mañana, la líder de la oposición, Susana Díaz, durante la sesión de control al presidente revela esa reunión y el mensaje de Ramos a los estudiantes; el jueves por la noche trasciende que la secretaria general de Universidades, Pilar Ariza, ha presentado su dimisión.

Según la expresidenta socialista, "la directora general les trasladó a los representantes de los estudiantes de las universidades públicas que, aunque en el Presupuesto aparezca la partida de las bonificaciones en las matrículas universitarias para los chavales que aprueban, este Gobierno no comparte la gratuidad de la universidad pública y, después, habrá una modificación presupuestaria para eliminar esa bonificación gratuita que tienen los estudiantes cuando aprueban". Una vez conocida la dimisión, Díaz la interpretaba así: "Los hemos pillado con las manos en la masa".

El propio consejero Velasco salía poco después al paso de lo dicho por Díaz: las matrículas gratis, dijo, se van a mantener durante toda la legislatura y no solo para el próximo curso académico. Velasco quitó importancia a lo que pudiera haberse dicho en la reunión del Consejo de Estudiantes, aunque no negó que su directora general hubiera dicho lo que Díaz aseguraba que había dicho. Está por ver la crisis acaba arrastrando también a la directora general Inmaculada Ramos, cuyo cargo depende orgánicamente de la Secretaría General de Universidades

Conviene recordar que el pasado mes de febrero, a instancias del Partido Socialista, se votó en el Parlamento una moción sobre la gratuidad de las matrículas que todos los partidos apoyaron salvo Vox. De mantener los ultras la coherencia, podrían rechazar unos Presupuestos que incluyeran partidas para financiar dicha gratuidad.

Segunda baja, pues, en el departamento de Velasco. El pasado martes se publicaba en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía el cese, "a petición propia", de Isabel Álvarez Carmona como directora general de Fondos Europeos, según el consejero porque "no estaba ejerciendo sus tareas de manera adecuada".