El alcalde Fernández de Moya (PP) arremete contra los medios informativos y la oposición y ésta le recuerda al gobierno local que incluya en las cuentas de 2015 partidas de ingresos que nadie cree. El pleno del Ayuntamiento de Jaén, con la mayoría absoluta del PP, ha sacado adelante los presupuestos de 2015 con polémica incluida a costa del tranvía de Jaén, del informe que cuestiona la transparencia del Consistorio y de algunos medios de comunicación por desvelar de manera "sesgada, tendenciosa y falsa", según el alcalde José Enrique Fernández de Moya, el dictamen de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC). Ha sido un pleno concurrido, con pancartas en la bancada popular con la imagen de la presidenta de la Junta de Andalucía y el lema "ni quiere oír, ni hablar" de Jaén, mientras que desde el grupo socialista se señalaba: "alcalde, nos quieres dejar sin voz, sin derechos, sin democracia". A las protestas se unían también vecinos presentes en la sala, así como el colectivo de Bomberos de la capital que denunciaban su situación laboral. La polémica sobre el tranvía ha acaparado gran parte del debate sobre las cuentas del Ayuntamiento. Después de dos semanas de denuncias en torno a los "papeles" y acusaciones mutuas por la falta de transparencia del equipo de gobierno, el alcalde ha aprovechado el pleno para presentar informes del anterior equipo de gobierno y arremeter contra la oposición, a la que ha tildado de no tener "vergüenza política" y contra los medios de comunicación por no dedicar una portada, según él, a la auditoría realizada por la empresa 2iT y sí a la realizada por la entidad catalana motivo por el cual ha pedido permiso para dirigirse a la televisión municipal, Onda Jaén, para explicar su posición respecto a un medio de transporte que considera como "un gasto y despilfarro" para la ciudad de Jaén. EMBUSTEROS Fernández de Moya, molesto por las críticas de la oposición que le ha acusado de ocultar información sobre la auditoría de FGC, recordó que toda esa documentación está ahora en manos de un notario ante el cual depositó contratos y facturas del sistema tranviario para “desmontar la patraña difundidas por la Junta de Andalucía". Tachó de "embusteros" a los concejales de la oposición por defender un proyecto "que está bajo sospecha por el Tribunal de Cuentas", además de pedir la dimisión de la concejal socialista Matilde Cruz por poner en peligro la seguridad de las personas que utilizaron el tranvía durante el periodo de pruebas; sin embargo no ha dado respuesta a la petición de los socialistas que han solicitado en varias ocasiones el informe completo de FGC y por el que se han pagado 150.000 euros, cifra que el consistorio niega. "A mí, sentenció Fernández de Moya, el tranvía me preocupa cero", a pesar de dedicarle más de una hora en un debate en el que se ha vuelto a poner de manifiesto la falta de voluntad política para alcanzar un acuerdo. DESHONESTOS Desde Syriza, la "casta", pasando por Susana Díaz, el alcalde no ha tenido reparos en lanzar dardos contra la situación de IU tras la ruptura con el PSOE en el Gobierno andaluz o criticar a la presidenta de la Junta por no recibirle ni contestar a su carta. Fernández de Moya ha vuelto a responsabilizar una vez más a la oposición de la crítica situación por la que atraviesa el Ayuntamiento. Frente a la actitud del regidor que llegó recriminar a PSOE e IU "falta de gallardía y de honestidad política" por no presentar ninguna enmienda, los concejales de la oposición han coincidido en las críticas a los presupuestos municipales para 2015 por encontrarse en el "limbo". Para el concejal de Hacienda y Comunicación, Miguel Contreras, este presupuesto viene "a consolidar el compromiso con el mantenimiento de los servicios públicos, del empleo municipal y a seguir apostando por la viabilidad económica" del propio Consistorio y, gracias, al apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy, que, a través del Ministerio de Hacienda, le ha dado su "aval favorable", pese a condicionantes o advertencias" que haya podido añadir. Así, ha precisado que el presupuesto consolidado, del Ayuntamiento junto a sus organismos autónomos y sociedades, recoge 201,6 millones de euros en ingresos y 199,5 millones en gastos. Sobre el primer capítulo, ha explicado que se basan en los impuestos directos, que suben un 13 por ciento, hasta los 39,3 millones; los indirectos, que aumentan algo más del siete por ciento hasta los 3,3 millones o las tasas, para la que se prevén 18 millones. ARRUINADOS En transferencias corrientes de otras administraciones ha valorado los 28 millones del Gobierno vía PIE (Participación en los Ingresos del Estado), lo que supone "1,7 millones más", mientras ha criticado que la Junta haya "congelado" la aportación autonómica. Además, se contemplan 61 millones por ingresos patrimoniales, algo que "no es nuevo" y se ha dado en otros mandatos, pero con la diferencia, a su juicio, de que ahora se trabaja por intentar hacerlos realidad. Con respecto al gasto, se dedican 38 millones a personal y 59 en gasto corriente, sobre el que ha subrayado la relevancia de la partida de 37,9 millones para la ejecución de sentencias judiciales. Sobre el gasto financiero, fijado en 23 millones, ha dicho esperar que pueda quedar finalmente como crédito no disponible al poderse sufragar mediante el fondo de ordenación dispuesto por el Gobierno. Los presupuestos, para Contreras, reflejan "la mejor gestión posible" dentro de "la ruina municipal", una opinión amparada por el alcalde, quien ha valorado que en este mandato se han aprobado tres presupuestos y "planes de empleo extraordinarios" que, en su opinión, son el plan de pago a proveedores y el Plan General de Ordenación Urbana. PARALIZADOS El PSOE, en cambio, cree que la ciudadanía difícilmente podrá creerse y apoyar los presupuestos cuando no resultan creíbles ni para el Ministerio de Hacienda, el Consejo Económico y Social de la Ciudad (CES) y la Intervención municipal, que han sembrado “dudas clamorosas” sobre la procedencia de los ingresos que se incluyen. El concejal socialista, José Manuel Colmenero, ha destacado que de los 201 millones previstos de ingresos al menos 60 no son justificables, por lo que Hacienda obliga a retener un importe similar en el capítulo de gastos, lo que compromete el sostenimiento de servicios básicos. Asimismo, ha apuntado que el Ayuntamiento espera tener entradas por proyectos de inviabilidad comprobada (mediante concesiones administrativas e ingresos patrimoniales) como la construcción "nuevamente" y por cuarto año del aparcamiento del Bulevar, al que ahora se añaden 9 millones de ingresos por la concesión de dos restaurantes que se construirían sobre él, o la de otro local más sobre otros aparcamientos, que tampoco se han edificado. “Y todo ello, en un presupuesto sin inversiones, que reduce las políticas sociales y que dedica a empleo un 0,7% , cuando el gasto corriente aumenta en 20 millones de euros en un momento en el que al PP se le llena la boca de austeridad y la ciudad está más paralizada que nunca, sin planificación para barrios ni políticas para dar trabajo”, señala. CUESTIONADOS Para el edil de IU, Pablo Foche, las cuentas están repletas de "previsiones irreales que esconden un déficit real", que ha calculado en "más de 80 millones de euros" y que vendrá a engordar la deuda municipal que supera los "400 millones". También ha aludido a los 60 millones que la Intervención "cuestiona" con elementos como cinco millones por transferencia corriente de la Junta de los que no hay documento alguno que la acredite más allá de la petición por parte del alcalde. El concejal de IU se ha detenido, igualmente, en el incremento de ingresos vía impuestos, de manera que "o suben" o, al igual que otras partidas, se han recogido para "cuadrar" las cifras "en el papel". Foche ha lamentado, por otro lado, la actitud del PP que "actúa contra la oposición trabando y dificultando el debate de presupuestos municipales" y por otro, "incluyendo en el orden del día del pleno asuntos sin dictaminar previamente e impidiendo el debate de las mociones presentadas por la oposición".