La empresa alemana de chocolates Lambertz, responsable del calendario en el que la actriz española Paz Vega aparece ataviada sólo con una mantilla en la capilla de la patrona de Gerena (Sevilla), ha asegurado hoy que su intención no ha sido nunca "afrentar ni ultrajar" a los creyentes católicos.

Respuesta a la Iglesia sevilla
Lambertz responde así  a la condena de la Archidiócesis de Sevilla y su "categórica reprobación" al reportaje "erótico" protagonizado por la actriz sevillana ante la Virgen de la Encarnación, patrona de Gerena. El arzobispado, en un comunicado dado a conocer el pasado 14 de diciembre, reprobaba unos hechos "que atentan a los sentimientos de los fieles, hieren la sensibilidad de los devotos de la patrona de Gerena, y contravienen lo dispuesto por la legislación canónica para el uso de lugares sagrados".

No ofensa a los sentimientos religiosos
La empresa chocolatera rechaza hoy "firmemente" la acusación de "ofender sentimientos religiosos" con las imágenes del calendario Lambert 2012, y asegura que las mismas fueron concebidas "siempre como un homenaje a la patria de la actriz Paz Vega y sus tradiciones, y sin ninguna intención de ofender a los profesantes de cualquier fe o religión". Recuerda que el calendario, reconocido internacionalmente como un producto artístico "de alta calidad", realiza su diseño siguiendo los principios del Derecho constitucional "que garantizan la libertad artística. También en España esta Ley Fundamental es a su vez un bien importante con una larga y ejemplar tradición para Europa". Al diseñar el calendario Lambertz del próximo ejercicio, añade, "también se ha interpretado artísticamente el tema de la Carmen, que desde hace cientos de años ha sido tan versionado en forma escrita, fotográfica, cinematográfica u operística".

Profesionalidad de la actriz
"Las actrices como Paz Vega representan sus papeles reflejando así la imaginación del artista", subraya la compañía, para añadir que ni ella ni los creadores del calendario realizan con ello "declaraciones religiosas ni políticas de ningún tipo". Además, subraya que la aceptación en Alemania del almanaque ha sido "positiva" y que sus imágenes no han causado "discusiones controvertidas" ni han sido vistas como "una ofensa".

Acuerdo del propietario
Recuerda que para la grabación de las imágenes se abonó un honorario y el propietario "en ningún momento puso cortapisas, definió limitaciones ni ejecutó ningún tipo de censura. Nunca se nos hizo referencia a que el tema pudiera se delicado o causa de problemas con los fieles de la Hermandad de la Encarnación". "Si los responsables de la capilla nos hubieran informado de ello, por supuesto hubiéramos seleccionado otra ubicación para realizar estas imágenes. Los responsables, que estuvieron presentes todo el tiempo que duraron las sesiones, no limitaron en ningún momento la zona de fotografía".

Engaño a los responsables de la ermita
El arzobispado había asegurado en su comunicado que el calendario se realizó "dolosamente" y "engañando a los responsables de la ermita". No obstante, la empresa chocolatera deja constancia de que Paz Vega ha sido "totalmente ajena" a la elección y contratación del lugar dónde se han llevado a cabo las fotografías, subraya que siempre se procedió "con gran transparencia y abiertamente" También recuerda que el calendario "no es accesible" para el público general y sólo se entrega como presente "en una tirada muy pequeña". Finaliza el comunicado lamentando "profundamente que alguien sienta sus convicciones religiosas agraviadas" por esas imágenes, y añade que "nunca ha sido ni será esa nuestra intención, en el absoluto respeto que tenemos por todas las religiones y, muy especialmente, por su arraigada tradición en Europa, por la católica".