Del mismo modo que, según la leyenda, los dirigentes imperiales replicaron a los ejecutores del pastor rebelde Viriato 'Roma no paga traidores', los dirigentes rocieros han venido a replicar al Ayuntamiento de Aznalcázar que la Virgen del Rocío no paga fianzas. La Asamblea Comarcal de Hermandades de Sevilla, celebrada este fin de semana, ha decidido de "forma unánime" que las carretas de las hermandades sevillanas que hacen su romería hasta El Rocío no pasarán este año por Aznalcázar (Sevilla) debido al pago de una fianza de 3.000 euros que el Ayuntamiento del municipio ha impuesto. Así lo ha explicado a Europa Press el presidente de la Hermandad Matriz de Almonte, Juan Ignacio Reales, que ha indicado que esta decisión ha sido unánime, ya que "ninguna Hermandad está dispuesta a pagar por transitar caminos que se han andado desde hace tantos años".  El perjuicio para la romería sería e tal vez más de imagen que real, y es que por primera vez las hermandades no pasarían por el emblemático vado del río Quema, uno de los rincones más fotografiados del camino del Rocío. LA FIANZA SE DEVUELVE Mientras tanto, la alcaldesa de Aznalcázar intenta por todos los medios hacerse oír. No se les impone ninguna tasa, dice: se trata solo de una fianza; si respetan el medio ambiente y no lo dejan todo hecho un asco, se les devuelve el dinero. Sin embargo, los portavoces de las hermandades se cuidan mucho de explicar con claridad las pretensiones municipales. Prefieren tirar por elevación y acusar al Ayuntamiento de no tenerle cariño alguno a la romería del Rocío. Desde hace años viene siendo una crítica recurrente a los rocieros que en ocasiones son poco cuidadosos con el medio ambiente y dejan tras de sí un rastro de basura y desperdicios cuya limpieza tienen que asumir otros. La fianza de Aznalcázar obligaría a las hermandades a ser más cuidadosas.  Como ha avanzado este domingo 'El Correo', en la asamblea han acordado que las carretas pasarán por las vías pecuarias para evitar transitar y estacionar en el municipio, perdiéndose así el paso por el vado del Quema. "Es una lástima, pero si el pueblo de Aznalcázar, por culpa de su alcaldesa, no nos quiere, no pasaremos por allí", ha aseverado Reales. "Al Rocío se va a ir, quieran ellos o no", ha sentenciado el presidente, que ha señalado que este cambio no traerá modificaciones de especial complejidad para las hermandades que hacen el camino. "Habrá que hacer algunos reajustes ya que todos pasarán por las únicas vías pecuarias que hay, pero no creo que haya ninguna otra dificultad", ha apuntado. NO NOS QUIEREN Por el contrario, sí ha considerado que Aznalcázar sufrirá consecuencias más negativas, ya que "han perdido una seña de identidad del pueblo", asegurando que han demostrado "no tener ningún tipo de aprecio por el movimiento rociero". Así las cosas, las dos únicas opciones para solucionar este conflicto son "que el Ayuntamiento retirara esta ordenanza", con lo que se restablecería el itinerario de siempre; o pondrán en práctica este "plan alternativo". "Una cosa es segura, y es que no vamos a pagar por pasar por los espacios públicos de Aznalcázar, por los que llevamos pasando tantos años, ya que es una decisión conjunta de todas las hermandades", ha asegurado Reales. "Nosotros siempre nos hemos sentido muy queridos por todos los sitios que pasamos, pero este año Aznalcázar, por la decisión del Ayuntamiento, ha sido la excepción", ha concluido. SÍ LOS QUEREMOS Por su parte, la alcaldesa de Aznalcázar, Dolores Escalona (PSOE), ha asegurado a Europa Press que se está "malinterpretando" la ordenanza del Ayuntamiento y que el municipio "sí quiere que las hermandades pasen por el pueblo, pero Reales debe de reconocer la verdad y no confundir los hechos". "No se puede intentar confundir a la opinión pública, pues nosotros no pretendemos cobrar una tasa a las hermandades, ya que lo único que se ha impuesto es una fianza que, de no pasar nada, sería devuelta íntegra, pues nosotros no pretendemos quedarnos con el dinero de nadie", ha explicado Escalona, que ha reconocido que el Consistorio "sabe que muchas hermandades son respetuosas", pero que el Ayuntamiento "también debe mirar por su municipio". "Nosotros queremos que las hermandades pasen hasta por el centro del pueblo, como siempre; pero hay que comprender que la ordenanza está hecha por ley, aprobada por un equipo de gobierno en el Pleno, y hay que respetarla por el bien del municipio", ha aclarado la alcaldesa. De este modo, ha querido explicar que esta fianza "se refiere a la zona de pinares de Aznalcázar, en ningún momento a otras vías o al vado del Quema, ya que eso es competencia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y no del Ayuntamiento del municipio" pues, ha añadido, "es tan honrado que no va a meterse en sitios ajenos al mismo". ALMONTE COBRA Asimismo, Escalona ha pedido a Reales "que imparta igualdad y que pregunte a su Ayuntamiento, el de Almonte (Huelva), por qué cobra a los rocieros por pernoctar en su aldea", así como el motivo por el cual "no cuenta este hecho". Por consiguiente, le ha pedido que "se preocupe por lo que ocurre en su municipio y no intente dirigir los ayuntamientos de otros". "Nosotros somos trabajadores que también nos preocupamos por el estado en que se queda nuestro municipio", ha indicado la primer edil, que ha añadido que desde el Consistorio "se trabaja con mucha humildad para que nadie salga perjudicado, ni las hermandades ni la localidad". Así las cosas, ha asegurado que Aznalcázar tiene las puertas abiertas a cualquier rociero que pase por el municipio y que está dispuesta, desde el diálogo, a hablar "para que nadie salga perjudicado".