Si escandalosa fue la grabación de la ex directora de la televisión municipal de Granada TG7, Cristina García Carmona, en la que pedía a los trabajadores que se implicaran con el PP en la campaña de las municipales de 2015, y que sacó a la luz este diario, no lo son menos las que ahora salen a la luz. En ellas se puede escuchar a García Carmona, que continúa trabajando en el Ayuntamiento de Granada y de hecho sigue adscrita a la televisión municipal, explicar a los trabajadores que deben tener claro que la televisión pública esta para “sacar lo que los políticos han dicho y para lo que ellos quieren que digas”. De hecho, les deja claro que “todas las televisiones públicas del mundo existen por lo mismo, eso no es una cosa descubierta ahora”. https://soundcloud.com/user74914468/la-television-esta-para-sacar-lo-que-digan-los-politicos García Carmona fue apartada como directora de la televisión municipal después de estas revelaciones y de las denuncias de trabajadores sobre supuestos tratos humillantes y vejatorios, pero lejos de ser expedientada, el mismo concejal de Personal que era responsable de TG7, Juan Antonio Fuentes (PP), la premió con un puesto que no existía antes, responsable de comunicación del Área de Bienestar Social. No obstante, su contrato como personal laboral interino, al que accedió sin concurso público, continúa vinculado a la televisión municipal y a la misma categoría profesional y sueldo. A los pocos días de la destitución de la que fuera directora de la cadena pública granadina, el edil Fuentes, acosado por numerosas informaciones periodísticas sobre su gestión al frente de la televisión, dimitió de sus responsabilidades al frente del canal televisivo, del que se ocupó un nuevo concejal, también del Partido Popular, Francisco Ledesma, que destapó una deuda de 450.000 euros más IVA sin que estas cantidades estuvieran avaladas por procedimientos administrativos de contratación. CASTIGOS Y AMENAZAS El representante de los trabajadores de la cadena televisiva, además, denunció en repetidas ocasiones el trato supuestamente vejatorio que sufrían mediante castigos y amenazas habituales. Pues bien, cinco nuevas grabaciones de la exdirectora de la televisión municipal de Granada TG7, Cristina García Carmona, y también de la exjefa de informativos, Paloma López González, demuestran el nivel de presión al que eran sometidos los trabajadores mediante castigos colectivos, amenazas de despido y diversas imposiciones que dejan visible el alto nivel de autoritarismo que ejercía sobre los mismos. Después de que este verano andalucesdiario.es diera a conocer un audio en el que García Carmona conminaba a los trabajadores a que se volcaran con el Partido Popular, las grabaciones que ahora están en poder de este diario la dibujan tal y cómo la describió el exdelegado sindical, Isidro Prieto, que ha sido denunciado por García Carmona por daños al honor. 'HA VENIDO EL LOBO' En una de las grabaciones se demuestra la denuncia de Isidro Prieto sobre la existencia de castigos colectivos. En ella se puede escuchar a García Carmona: “Como hasta ahora hemos estado avisando de que iba a cambiar la cosa, que se va a poner peor... que venía el lobo, pues bien, hoy ha cambiado la cosa y ha venido el lobo. A partir de ahora vamos a venir a las 8:30 de la mañana, y las 8:30 son las 8:30... A partir de ahora vamos a utilizar la maquinita de fichar y si se llega tarde hablaré con CBM para preguntarles qué tipo de castigo, sí, como en el cole, un castigo, y cuando me las digan se pondrán en marcha y cuando alguien llegue tres veces tarde se irá a la calle”. Lo más lamentable de esta situación es que los trabajadores estaban sometidos a un horario laboral que muy raramente dejaba de superar las 10 horas diarias, superándose en numerosas ocasiones, horas que no eran compensadas en la mayor parte de los casos. Además, la 'máquina de fichar' a la que hace mención era desconocida, según aseguraron en su día, por la productora para la que trabajaban los empleados, CBM. Desde el Ayuntamiento de Granada, además, nunca existió la orden de que los trabajadores de la productora ficharan. Es más, el cómputo de horas trabajadas jamás fue comunicado al área de Personal del Ayuntamiento ya que, de haberse hecho, habría saltado la alarmante situación laboral de muchos de los trabajadores. 'TRES AVISOS Y A LA CALLE' En otra de las grabaciones García Carmona vuelve a amenazar a los trabajadores con sanciones y castigos: “Se van a hacer las cosas como se digan, sin preguntar, sin cuestionar, y vamos a utilizar la técnica de CBM, que ya se ha utilizado en esta casa con algún compañero que hace las cosas mal, se llama a CBM, yo doy parte a CBM, CBM manda un burofax y le dice usted está haciendo las cosas mal y tiene usted tres avisos, y este es el primero y después a la calle y punto y pelota, se ha acabado”. En la misma grabación, García Carmona hace referencia a las elecciones municipales de 2015 justificando que “llega un periodo de tiempo bastante complicado y nos vamos a poner a trabajar y vamos a ser una empresa seria por lo menos este mes. Y ya después quien se quede aquí, quien venga, quien se vaya, quien se tenga que ir, a quien se le invite a irse, quien se quede, quien venga nuevo, quien se siente aquí, quien se siente en otro lado, ya decidirá el futuro de la televisión municipal. De momento, como ahora la que decide durante este tiempo y creo que si no me pasa nada voy a ser yo, pues lo vamos a hacer de esta manera”. COMER, CENAR Y DOMIR EN LA TELEVISIÓN Las elecciones municipales fueron también el punto culmen de las amenazas a los trabajadores por parte de la ex jefa de informativos, Paloma López González, a la que se puede escuchar en otra de las grabaciones dirigiéndose a los trabajadores en estos términos: “El informativo es lo primero y, si no lo sabemos todavía, es hora de aprenderlo. Estamos contratados aquí por eso y el informativo es lo más importante (…) Y si no llegamos nos quedamos a comer, a cenar o a dormir. No seríais los primeros en hacerlo, pero bueno, desde aquí os digo que si os parece demasiado curro, si os parece demasiado coñazo, si os parece demasiado para vosotros o no os veis capaces o lo que sea lo digáis ahora, hoy, porque ya os digo que de aquí a la semana que viene va a ser peor y la siguiente peor y hasta mayo va a ser horroroso. Entonces si creéis que no estáis capacitados y dispuestos o que no os apetece, buscamos a otra gente y ya está”. El altísimo volumen de trabajo con el que se cargaba a los trabajadores, imponiéndoles jornadas de trabajo maratonianas y sin compensación conforme a convenio en la inmensa mayoría de los casos no podía ser discutido por los trabajadores, según fuentes consultadas. Así, en otra grabación se puede escuchar a Cristina García Carmona diciendo que “las previsiones se llevan a cabo. Hay unas personas que hacen las previsiones, que vosotros podéis interpretar que las hacen bien, mal, regular, mejor, peor, lo que sea. La previsión se lleva a cabo. No se cuestiona, no se interpreta, no se pregunta, no se duda. Se hace, se hace. Se mira, se lee y se hace lo que pone en la preví (...) Entonces, o nos organizamos nosotros de esta manera o no se descansa y punto, que es otra opción”. De hecho, muchos de los trabajadores no descansaron por trabajar guardias, fines de semana, festivos y demás tiempo fuera del contrato durante más de un año. UN MENSAJE DE WHATSAPP A pesar de todo ello, los trabajadores continuaron desarrollando su tarea sin protesta alguna, en un clima de miedo y amenaza, aseguran las fuentes consultadas. Si alguna cosa salía mal no se atendía a razones, simplemente se les azuzaba con nuevas broncas y desaires. A pesar de la alta profesionalidad de los trabajadores de TG7, estos recibían rapapolvos continuos, como el que se puede leer a través de un mensaje de whatsapp que Cristina García Carmona envió a todos los trabajadores después de que la retransmisión de la gala inaugural de la Universiada tuviera algunos cortes por motivos estrictamente técnicos ajenos a los profesionales. García Carmona se permitía el lujo de escribirles lo siguiente a los trabajadores justo en el momento en el que finalizó la gala, cuando todavía tenían que recoger todos los cables y el equipo en una noche gélida: “Siento una profunda vergüenza ante el desafortunado bolo de hoy. Hacía mucho que no veía algo tan mal hecho en una televisión, y resulta que es la que yo coordino, de la que miles de veces he dicho sentirme orgullosa. Ha fallado todo, todo, la señal, el sonido, la realización... Todo. Siento una profunda pena. Por supuesto no debéis repetir este magnífico espectáculo nunca más. Con hacer el ridículo una vez es suficiente”. La guinda de estas grabaciones es una en la que se puede escuchar a Cristina García Carmona (AUDIO 6) dirigiéndose a un trabajador sexagenario y con problemas de salud que argumentaba que él no podía cerrar el portón de las instalaciones de TG7 por sus limitaciones físicas. García Carmona no atiende a razones y ante los argumentos de este trabajador llega a decirle, literalmente: “¿Pero a ti se te ha ido la cabeza?” y “tienes un problema grave, pero grave”. Se da la circunstancia de que este trabajador, según fuentes municipales, ha destacado sobre todo, por su altísima disponibilidad y eficacia en todo tipo de tareas, que siempre han ido mucho más allá de sus atribuciones. A pesar de ello Cristina García Carmona, en la grabación, le invita a que se dé de baja porque “necesito aquí a una persona que venga aquí a trabajar y esté al 100%”.