La tasa de empleo de las mujeres andaluzas se ha duplicado en los últimos 20 años, al pasar del 18,7% en 1989 al 35,34% en 2010, lo que contrasta a su vez con el descenso de la tasa de empleo masculina -del 53,3 al 49,51% en el mismo período-. Además, la tasa de actividad femenina -porcentaje de mujeres en disposición de trabajar- se ha ido incrementando con mayor intensidad que la masculina: del 29,7% en 1989 al 50,06% en 2010, lo que refleja el avance de las mujeres en la incorporación al mercado laboral aunque aún se mantenga una diferencia de 17 puntos respecto a la tasa masculina, que prácticamente no ha variado en el mismo período.

Informe del IAM
La directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Soledad Pérez, ha destacado estos datos en la presentación del informe  'Aproximación a la realidad de mujeres y hombres en Andalucía 2010', que acaba de publicar el IAM, y que comprende 194 estadísticas para dar una imagen de la sociedad andaluza, de sus desigualdades de género y de su evolución a lo largo de los últimos años.

Evolución lenta pero positiva
Para Soledad Pérez, se trata de una "evolución aún lenta pero positiva, dado que refleja la consolidación de la mujer en el mercado laboral, si bien también refleja las diferencias que aún quedan por superar". En el área del empleo, la directora recordó que la tasa de actividad femenina se ha duplicado en 15 años, si bien de cada diez personas activas en Andalucía, aún seis son hombres y cuatro mujeres.

"Avance hacia la igualdad salarial"
Pérez se ha mostrado satisfecha con el "avance hacia la igualdad salarial", dado que, aunque las mujeres andaluzas ganan de media 4.829 euros menos que los hombres, la brecha salarial ha bajado ligeramente en los últimos años y ya está por debajo de la media de España (que está en 5.323 euros, un 3,5% más).

Empresas
En el ámbito del empresariado, las mujeres autónomas han crecido en los últimos años -y han descendido menos que los hombres con la crisis-, hasta representar el 33% del empresariado autónomo en 2010 -3 puntos más que en 2004-. Mayor índice de feminización se ha alcanzado en la economía social, donde la mujer representa el 45% del empresariado.

Conciliación y corresponsabilidad
En estos dos ámbitos, la directora ha señalado que "aún queda mucho por avanzar", dado que sólo el 40% de hombres que trabajan fuera de casa hacen tareas en el hogar, frente al 86,2% de mujeres, si bien matizó que el ritmo de incorporación masculina al trabajo doméstico -que ha pasado del 27% en 2005 al 40% actual- hace "ser optimistas". El informe añade además que las mujeres siguen teniendo mayor número de contratos a tiempo parcial -420 por cada 100 hombres-, y representan el 97% de la población que abandona el trabajo por la familia. Pese a ello, Soledad Pérez ha subrayado avances como el hecho de que en cuatro años hayan aumentado un 60% las bajas por paternidad, que en tres años se haya duplicado el alumnado beneficiado por los servicios extraescolares o que en esta legislatura haya bajado un 8,5% el número de mujeres que abandonan sus trabajos por motivos familiares.