El consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, ha señalado hoy que la reforma local que prevé poner en marcha el Gobierno central es "inaplicable" y que "enreda mucho más la gestión de los servicios municipales públicos".

"Manu militari"
Durante su respuesta a una pregunta oral del PP en la comisión de Presidencia, ha ratificado su afirmación de que la reforma local "ataca la espina dorsal de la democracia" porque considera que lo que se hace es "vaciar de poder y secuestrar la autonomía municipal". Ha asegurado que "una gran parte del poder municipal del PP no está de acuerdo con la reforma" y ha criticado que se quiera "imponer" un nuevo modelo de relaciones con las administraciones locales "manu militari" porque "no ha habido proceso de negociación" con la participación de las administraciones locales.

Se considera a los ayuntamientos "menores de edad"
"Se trata de poner un acento ideológico de recentralización del poder y del trasvase efectivo de competencias", ha añadido el consejero, quien cree que se considerará a los ayuntamientos "menores de edad cuando son tan poder del Estado como otros".