El 75% de los andaluces es partidario de que exista una regulación específica sobre la publicidad del juego y las apuestas online para impedir que llegue a los menores de edad, según refleja el último Barómetro Audiovisual de Andalucía, presentado ayer. El estudio también recoge un rechazo mayoritario (77%) a que se emitan programas atractivos para menores fuera del horario de protección, a partir de las 22.00 horas. El Barómetro vuelve a constatar la hegemonía de la televisión como medio preferido por los andaluces para entretenerse e informarse, y apunta un auge de los programas informativos, que fueron los más vistos en 2017.

Los datos del Barómetro de 2017 sobre la necesidad de regular la publicidad del juego suponen un aval de los ciudadanos a una reivindicación que el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) viene realizando en los últimos años. Según el estudio,  cuyos resultados presentaron ayer la presidenta del CAA, Emelina Fernández, y la consejera Cristina Cruces, el 75,1% de andaluces considera que se debe impedir el acceso de los menores a la publicidad de este tipo que ahora se emite dentro del horario protegido, y el 75,4% pide que se obligue a incluir en los anuncios una advertencia sobre el consumo responsable por tratarse de una conducta de riesgo, como ocurre con la del alcohol y el tabaco.  

Juego y deporte

Además, un elevado porcentaje de ciudadanos (70,4%) se queja de que “se asocia demasiado el juego con la programación deportiva, normalizando las apuestas como una parte más del deporte”. En los informes sobre esta cuestión realizados por el CAA se constata que en radio y televisión los mensajes promocionales de las apuestas están insertos en el discurso narrativo de los presentadores, sin diferenciar lo que es información de lo que es publicidad. El 69,5% de los encuestados considera que personajes famosos que son ídolos para los jóvenes no deberían realizar publicidad del juego, como también pide el CAA.

La presidenta del CAA ha resaltado la importancia del Barómetro, que este año cumple su undécima edición, porque permite tener una radiografía de los hábitos de los andaluces respecto a los medios audiovisuales y conocer sus opiniones y demandas hacia éstos, como por ejemplo las prácticas que consideran abusivas. Para la elaboración de este estudio se han realizado 3.000 encuestas a personas mayores de 16 años en las ocho provincias.

Programación para menores

El Barómetro de 2017 constata una queja generalizada por los horarios de las emisiones de programas que tienen interés para menores, como los concursos en los que participan niños y niñas que las cadenas han situado en su franja de `prime time´. Un 78,7% de encuestados asegura que no se respetan los horarios de protección.

En cuanto a los contenidos para menores, un 52,5% de andaluces se queja de que los programas no se encuentran debidamente calificados y señalizados por edades apropiadas. Consultados sobre lo inadecuado de determinados contenidos,  indican mayoritariamente la violencia, brutalidad y agresiones en los programas de ficción (69,3%), y los insultos, gritos y falta de civismo en los magacines (39%). Un  68,3% de la población considera que las televisiones carecen de una programación infantil con contenidos adecuados, y que por ese motivo los menores ven programas para adultos.

Hegemonía de la televisión

El Barómetro de 2017 refleja que la televisión se mantiene como el medio audiovisual con mayor penetración entre la sociedad andaluza, con un uso prácticamente universalizado, el 97,4% de la población, dato que se mantiene inalterable desde los últimos cuatro años. El motivo principal que se aduce para ver la televisión es el entretenimiento (56%), y es el medio preferido tanto para informarse (61,2%) como para la distracción (59,3%). Cada andaluz dedicó de media dos horas y 57 minutos diarios a ver televisión, dos minutos más que en 2016, aunque con notables diferencias según la edad.

Es considerable el incremento del uso de la televisión como principal medio informativo, nada menos que 40 puntos con respecto al año anterior. De hecho, (un 75% de los telespectadores, 21 puntos más que el año anterior), desbancando a los programas de ficción (61,8%). Los programas de entretenimiento perdieron cuota de forma los programas informativos fueron los más vistos en 2017 significativa, al descender del 36% del año 2016 al 20,3% en 2017.

Según la presidenta del CAA, el motivo que puede explicar este incremento del consumo de información es el interés suscitado por el proceso independentista en Cataluña y el seguimiento en directo de los acontecimientos.

La radio rompió la tendencia de pérdida de oyentes de los últimos años y en 2017 aumentó su consumo en 1,2 puntos, hasta situarse en el 66,3% de la población.  Los programas musicales fueron los preferidos de esta audiencia (53,1% de los oyentes).

Pluralismo e imparcialidad

Pese a ser el medio preferido para informase y el notable incremento de audiencia de los espacios informativos, los andaluces consideran que la televisión es el medio audiovisual menos imparcial y menos plural, frente a la radio e internet. Así, el porcentaje de encuestados que señala que no hay pluralismo en las televisiones ha aumentado nueve puntos en un año, hasta situarse en el 36,2%, el doble que en la radio (18,4%). Por el contrario, solo el 14,5% de los encuestados ve falta de pluralismo en internet. 

El Barómetro de 2017 refleja que la manipulación informativa es la segunda cuestión que más preocupa a los andaluces con respecto a la televisión (18,6%), por detrás del exceso de programas del corazón (25%). La abundancia de publicidad es señalada como el tercer problema (18,1%).

Crecimiento de internet

En 2017 continuó aumentando el uso de internet, aunque ya con márgenes más moderados (dos puntos) tras la eclosión de años anteriores. El 76,3% de los andaluces usa diariamente la red, y lo hace indistintamente tanto para entretenerse (83%) como para informarse (78,7%). Es de destacar el auge que las redes sociales están cobrando como fuente de información, ya que son usadas con este fin por el 43,3% de los internautas, casi tanto como la prensa digital (45,4%).

Emelina Fernández ha llamado la atención sobre lo preocupante de este dato dada la proliferación de noticias falsas que se propagan por las redes sociales, y ha recordado que un reciente estudio del Instituto Tecnológico de Masaachusetts ha demostrado que tienen un 70% más de posibilidades de ser redifundidas que un hecho contrastado porque resultan más atractivas.

Una vez más, el estudio refleja la existencia de una amplia mayoría de andaluces partidarios de que las competencias del CAA se amplíen para regular también contenidos y publicidad en internet (61,5%). Entre quienes defienden esta regulación, la medida que demandan prioritariamente es la señalización de contenidos inadecuados para menores (53%), la eliminación de aquellos que produzcan odio por razón de raza o religión (48,8%) y la identificación y lucha contra el ciberacoso (42,9%).