Lo único que quedaba pendiente era su ratificación este viernes por parte de la asamblea de trabajadores, pero se daba por hecho que esta vez la plantilla sí daría su visto bueno. Y así ha sido. La presión de vecinos y comerciantes, la cercanía de las muy turísticas fiestas de Semana Santa y la cada vez más evidente derrota de los trabajadores en el campo de batalla de la opinión pública han favorecido el desbloqueo de las negociaciones y la desconvocatoria final. Los trabajadores de la empresa mixta Limasa, reunidos en asamblea, han acordado este viernes la desconvocatoria del paro indefinido que iniciaron el pasado 1 de marzo y que ha dejado unas 5.000 toneladas de basura acumuladas en las calles. Los trabajadores, reunidos en las instalaciones de Los Ruices, han ratificado el acuerdo de desconvocatoria de huelga alcanzado en la madrugada de este viernes entre el comité de empresa y el equipo de gobierno municipal, encabezado por el alcalde, Francisco de la Torre. Aunque el alcalde, Francisco de la Torre, había proclamado esta semana que no se movería ni un milímetro de las posiciones preacordadas con el comité el domingo y rechazadas más tarde por la asamblea, finalmente ambas partes se han movido y el conflicto ha entrado en vías de solución. Diez días de huelga de limpieza, más de 4.600 toneladas de basura acumuladas en las calles, tres detenidos y más de 170 contenedores quemados han sido necesarios para que por fin en esta madrugada, tras más de diez horas de reunión, el comité de empresa de Limasa y el Ayuntamiento de Málaga hayan logrado salvar los escollos que impedían el acercamiento y hayan alcanzado un acuerdo de desconvocatoria del paro. Tal y como establecía la última propuesta municipal, el acuerdo condiciona determinados aspectos a lo que determine el Juzgado de lo Social número 12 acerca de si se tienen en cuenta las modificaciones posteriores al convenio de 2010-2012, previo a los recortes. Es el caso de la paga de productividad, denominada 'pago a cuenta de sentencia' y valorada este año en 867 euros, más los 276 euros previstos en la extra de septiembre. Respecto a 2017, si al 31 de enero no hubiera sentencia no sería efectivo dicho abono y si, posteriormente, el juzgado diera la razón a los empleados, se pagaría con efecto retroactivo, tal y como ha explicado el alcalde, Francisco de la Torre. El acuerdo, cuyo objetivo es que se transforme en convenio colectivo, contempla los descansos de los fines de semana y, en materia de vacaciones y con vigencia de 2016 y 2017, que los trabajadores puedan disfrutar de 15 días de junio a septiembre, con 24 o 25 operarios más sobre el cuadrante actual, y los otros 21 días, el resto del año. También se establecerá antes del próximo 31 de agosto una nueva regulación de la bolsa de eventuales. NO RECUPERAR LOS DÍAS DE HUELGA Se mantiene el planteamiento municipal de que los días de huelga no sean compensables, así como que si el 15 de diciembre de 2016 aún no hubiese sentencia, no habría cesta de Navidad. Si, posteriormente, hubiera fallo judicial favorable a los trabajadores, se pagaría con efecto retroactivo. El acuerdo, que aún no está firmado, será perfeccionado a primera hora de la mañana de este viernes desde el punto de vista técnico y jurídico por los abogados del comité de empresa y de Limasa para, posteriormente, someterlo a la votación de la asamblea. Para De la Torre, "el sufrimiento de la ciudad" es lo que más le ha pesado de este conflicto: "negocios y actividades afectadas y gente a la que le duele que la imagen de Málaga esté así, y que haya habido momentos de tensión entre vecinos y trabajadores". NORMALIZACIÓN, EL MIÉRCOLES El objetivo es que el servicio se normalizase a partir del turno de tarde. En este punto, De la Torre ha destacado el "deseo" de los trabajadores de, "como un gesto de buena voluntad", contribuir a la recuperación de la ciudad, algo que espera que se produzca para el miércoles 16. En cuanto a las empresas privadas contratadas, ha dicho que "en los temas de seguridad que sean necesarios". El alcalde ha agradecido "la comprensión y el sacrificio" de los ciudadanos y sobre todo "el apoyo y el afecto demostrado" y ha hecho un llamamiento a "la calma y al buen entendimiento entre los vecinos y los trabajadores de Limasa". ASAMBLEA DE TRABAJADORES Por su parte, el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, ha señalado que "no hay nada firmado" y será la asamblea de trabajadores, convocada a las 13.15 horas, la que tome la decisión final. Sobre el acuerdo en sí ha opinado que "es algo menos de lo recogido en la sentencia --la dictada por el Juzgado de lo Social número 8, que establecía como único convenio vigente el de 2010-2012--, pero como está recurrida y había interpretaciones, creemos que a la gente le puede convencer". Al igual que ha manifestado el regidor, Belmonte ha trasladado el compromiso de la plantilla de que "en unos cuantos días Málaga vuelva a estar como estaba antes de la huelga porque hay buenos profesionales y lo van a demostrar". "Van a arrimar el hombro, ha apostillado. Belmonte ha agradecido el apoyo de los trabajadores "después de momentos complicados" y ha pedido "perdón" a la ciudadanía, "pero teníamos que pelear por unos derechos". Ha indicado, además, que, independientemente de la decisión de la asamblea, acudirán a la concentración de apoyo a los trabajadores de Limasa convocada a las 18.00 horas en la plaza de la Merced.