La Agrupación de Hermandades y Cofradías de Marbella ha designado pregonera de la próxima Semana Santa a la ex miembro del Grupo GIL y ex concejala, Mariló Miñones. Lo curioso de la noticia es que dicha ex gilista podría sufrir una condena de hasta 9 años de prisión al hallarse incursa en un caso de procesamiento por el denominado caso 'Saqueo 2'.

Varios delitos
Según informa hoy la edición malagueña de El Mundo, la Fiscalía Anticorrupción mantiene dicha petición de cárcel en su escrito de calificación provisional, previo al juicio oral para el que aún no hay fecha en la Audiencia Nacional. A Miñones se le imputan presuntos delitos continuados de malversación de caudales públicos y contra la Seguridad Social.

Su marido preside la cofradías
Este nombramiento de Miñones -que a su vez es Camarera de honor de la Cofradía del Cristo del Amor- se ha producido tras la deliberación de los Hermanos Mayores de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, colectivo que agrupa a todas las cofradías marbellíes. Se da la circunstancia que el máximo responsable de la Agrupación de Hermandades y presidente de ésta es Antonio Belón, ex marido de Mariló Miñones que además fue la personas que se encargó de proponerla como pregonera.

Caso 'Saqueo 2'
En el escrito del fiscal relativo al caso 'Saqueo 2', en el que hay un total de 36 personas encausadas, en su mayoría ex munícipes marbellíes, se relata que siete ex ediles del GIL percibieron entre 1997 y 1999 un total de 48 millones de las antiguas pesetas de la sociedad municipal Turismo 2000 S.L. cuyo destino no fue justificado. De ellos, 10,8 millones los cobró Miñones. Los dos fiscales que firmaron dicho documento el 23 de Enero de 2009, Belén Suárez y José Grinda, sostienen que la citada empresa pública vinculada al Consistorio marbellí "ha servido para enriquecerse algunos concejales con los fondos transferidos".

Fraude de 90 millones de euros
En la querella que el antiguo fiscal jefe de Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, envió a la Audiencia Nacional a raíz de los informes del Tribunal de Cuentas, se detectó un fraude a la Seguridad Social de 90 millones de euros, por parte del Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades municipales entre 1991 y 1999.