Quiere ahorrar 400.000 euros recortando drásticamente los gastos y dietas asignados a los grupos políticos, pero la oposición es mayoritaria en el Consistorio y le ha dicho que no. El alcalde de Cádiz, José María González Santos ‘Kichi’, no logró en el pleno de ayer sacar adelante una propuesta que sus oponentes dicen no ver con malos ojos, pero consideran que ha sido lanzada sin consenso por parte del alcalde de 'Por Cádiz sí se Puede'. El alcalde ha lamentado que no se haya discutido “sobre el fondo", que no es otro que ahorrar esos más de 400.000 de gastos en su opinión "absolutamente prescindibles" y que se podrían destinar a la mejora de unos servicios sociales "desbordados". Los grupos de la oposición --PP, PSOE y Ciudadanos, que suman 17 ediles frente a los diez del equipo de gobierno— tumbaron la propuesta del alcalde en el pleno de ayer alegando supuestos "problemas de forma" derivados de la "falta de debate previo" para llegar a una propuesta consensuada sobre el funcionamiento del Ayuntamiento. Entre las propuestas de reorganización interna propugnadas por el alcalde sobresale una reducción del 25% de los gastos en liberaciones, personal eventual, dietas, primas y asignaciones a los grupos y en un 80 % las cantidades que perciben los concejales por asistencia a plenos. El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cádiz --'Por Cádiz sí se Puede' (PCSSP) y 'Ganar Cádiz en Común'-- ha convocado a las 13,00 horas de este viernes a la Junta de Portavoces como "órgano de diálogo para consensuar una propuesta de organización municipal", único punto del orden del día de la reunión. EL ALCALDE SE DEFIENDE Frente a las críticas de la oposición, el alcalde replica que "en todo momento hemos estado abiertos a discutir la propuesta que como equipo de gobierno tenemos la obligación de presentar. Ésta, como propuesta de organización que es, siempre tuvo como objetivo orientar el debate sobre la futura organización municipal". Ese primer pleno ordinario de la nueva corporación apenas ha durado diez minutos y sólo ha servido para constatar que a González Santos le espera un mandato complicado donde su principal arma de combate tendrá que ser el consenso con los cinco concejales socialistas. Precisamente el portavoz del PSOE, Fran González, que apoyó la investidura de Kichi, asegura sentirse"agredido" porque el gobierno municipal no ha guardado "la mínima cortesía" a la hora de establecer un diálogo previo antes de llevar estas propuestas al pleno para su votación. Hubo, ciertamente, reuniones con todos los grupos dos días antes, pero tuvieron lugar cuando la propuesta del alcalde ya estaba registrada en la secretaría general municipal. LA CARRERA DE LOS RECORTES La batalla por ver quién recorta más no ha hecho más que comenzar. Los socialistas no solo se sienten "ofendidos", sino que han hecho pública su propia propuesta con una reducción todavía mayor de los gastos de los políticos y asesores municipales a la que propone PCSSP. El PSOE quiere una reducción de 933.348 euros con respecto al gasto que en este capítulo tenía el gobierno del PP y de 211.280 euros con respecto a la de Kichi. Por su parte, Ignacio Romaní, que ejerce como portavoz del grupo popular a pesar de que lo preside la exalcaldesa Teófila Martínez, no quiso precisar a los periodistas si los ediles de su partido están de acuerdo en bajarse las asignaciones. Según los datos del nuevo equipo municipal, un concejal sin dedicación exclusiva cobraba 902 euros por asistencia a cada pleno. En el caso de los portavoces de los grupos, a esa cantidad había que sumar otros 761 euros más. El alcalde quiere rebajar la dieta por asistir a un pleno hasta los 281 euros; los portavoces le sumarían 150 euros más a esa cantidad. Los concejales con dedicación plena cobrarían casi un 25%% menos que sus predecesores, mientras que los miembros del gobierno local percibirían algo menos de 2.000 euros mensuales.