A pocos días para las elecciones generales, en CiU han descubierto que los recortes puestos en marcha desde la Generalitat les están hundiendo en las encuestas y pueden perder su relevancia en las Cortes Generales. De ahí las últimas arremetidas de Josep Antoni Durán i Lleida contra los campesinos andaluces (que ya había hecho la semana anterior pero sin levantar tanto revuelo) o las también recientes palabras del presidente de la Generalitat, Artur Mas, asegurando que a algunos niños andaluces “no se les entiende” cuando hablan castellano son buena prueba de ello.

Pasándoselo “pipa” en la Feria
La respuesta contra Duran, que puede acabar en una reprobación del Parlamento andaluz, no le ha llevado a disculparse, pero sí ha intentado suavizar un poco la situación en una entrevista en Telecinco, aunque para ello haya tenido que recurrir a otro tópico andaluz, asegurando que “se lo pasa pipa” en la Feria de Abril: "Yo sigo el ritmo todo el rato, de eso dan testimonio todos los andaluces. Cuando fui me divertí muchísimo porque Sevilla es la segunda ciudad, tras Barcelona, que más me gusta".



Sardanas con traje de faralaes
Quien también da testimonio de su afición por la Feria de Abril es la revista Amigos de Andalucía, que en el año 2003, en su número de septiembre, realizaba una entrevista al político catalán y que estaba ilustrada con imágenes suyas en esta popular fiesta (y que son las que acompañan a esta noticia). En aquella conversación, Duran i Lleida realizaba declaraciones tales como “es posible bailar sardanas con traja de flamenca o defender el mayor autogobierno de Catalunya y bailar sevillanas cuando te apetece”. Nadie duda del arte de Duran en el tablao, pero sí de su capacidad para salirse de los tópicos.



 

Pujol y ‘Los Chunguitos’
Quizás esa habilidad la heredase del expresidente Jordi Pujol. No en vano, Durán i Lleida estuvo presente en aquel infausto mitin-concierto de CiU con ‘Los Chunguitos’ en 1999. Él y Artur Mas fueron los dos políticos que se quedaron sin hablar después de que el público echase del escenario con abucheos a Pujol. Demasiada gente acudió al evento sin saber que en realidad se trataba de un acto político, y no estuvieron dispuestos a que los nacionalistas les iluminasen con su discurso.




Jordi Pujol con 'Los Chunguitos' / EL PAÍS

Jordi Pujol con 'Los Chunguitos' / EL PAÍS