Antes de participar en unas jornadas técnicas sobre el olivar en Luque (Córdoba), Aguilar ha dicho a los periodistas que la decisión de la Junta se da ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo jurídico con el Gobierno y tras la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que anuló el traspaso del control exclusivo del río a la comunidad andaluza.

"Trabajando de la mano"
Ha explicado que al anular el TC el traspaso y el Tribunal Supremo "declarar nulos los decretos de traspaso de competencias", tanto el Gobierno central como la administración andaluza "están trabajando de la mano con la vocación y voluntad de que la Junta pudiera seguir ejerciendo sobre el Guadalquivir todas las actuaciones y funciones".

Que apele al artículo 150.2
Sin embargo, el hecho de "no poder hacer un traspaso real de competencias generaba una situación de inseguridad en los propios trabajadores", por lo que ha valorado que la Junta apele al artículo 150.2 de la Constitución "para recuperar las plenas competencias".

Siguen trabajando
De esta manera, ha asegurado que ambas administraciones siguen trabajando "para conseguir el objetivo de que Andalucía siguiera comandando y desarrollando las funciones del Guadalquivir" siempre bajo la "seguridad jurídica" para los trabajadores.

"Nadie pudiera mover lo que se consiga"
"El mejor camino es el camino de la Constitución para que nadie pudiera mover lo que se consiga para la comunidad. Se está trabajando en todo momento para conseguir más y lo mejor, pero las sentencias y el informe de la Abogacía del Estado ponían freno y no había seguridad, y es lo mejor para los trabajadores", ha concluido.